Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las gemelas con una enfermedad incurable que conocen mundo gracias a la solidaridad

Autumn y Freya se miran, se sonríen. Son hermanas gemelas y protagonistas de una historia demasiado corta, la de la familia Chynn, marcada por el Síndrome de Krabbe, una enfermedad incurable que les detectaron a las niñas al poco de nacer.

Desde entonces, sus padres solo tuvieron un objetivo en la vida: que las pequeñas fueran lo más felices posible el tiempo que tuvieran por delante. Y es lo que han intentado durante meses en el remoto pueblo canadiense en el que viven. Les habrían encantado que las gemelas conocieran mundo y un día pronunciaron ese deseo en voz alta.

Dicho y hecho, con un fotomontaje, centenares de personas han hecho posible que Autumn y Freya  hayan viajado por todo el mundo.