Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ocho contra uno, ¡y les cuesta horrores a estos policías controlar al sospechoso!

Las sillas de protección infantil son fundamentales y sino que se lo digan a la madre de esta pequeña. Porque cuando se abrió el maletero de su coche en una curva, la niña salió despedida y se quedó tendida en mitad de la carretera. Por suerte, los vehículos que circulaban detrás se dieron cuenta y pararon a tiempo. La menor rusa tiene varias contusiones.

Peor acaba un piloto de Moto GP en el circuito británico de Norfolk. Una pieza de un contrincante se suelta y le golpea. El conductor no consigue hacerse con las dos ruedas y a más de 225 kilómetros por hora se sale del circuito. La moto acaba destrozada y él sale disparado y se queda tendido en el suelo, inconsciente. El piloto dice que no recuerda nada.

Los que seguro que no se olvidan de esta detención en China son los policías. Intentan parar al conductor del coche blanco pero él se lo pone difícil. Se ve acorralado y da marcha atrás. Luego avanza a toda velocidad, los agentes le abren la puerta y él vuelve a retroceder y casi atropella a uno de los guardias. Ahí están, ocho contra uno y nada, que no se hacen con el sospechoso. Tras dos largos minutos y varios vehículos destrozados, se lo llevan esposado.