Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tristeza, impotencia y rabia en el barrio del anciano muerto en una discusión de tráfico

Ramón salía de la farmacia y se iba hacia casa. Todo ocurrió al cruzar un paso de cebra cercano, cuando un coche se acercó a él. El hombre de 81 años le dijo a su conductor que iba muy deprisa, que tuviera cuidado. El joven, de 18 años, salió del vehículo, le dio un puñetazo y, sin mediar palabra, se dio a la fuga. El hombre se dio un golpe en la cabeza contra el suelo que le hizo perder la  vida.

Unas horas más tarde, el conductor novel se entregó y hoy el juez ha decretado prisión provisional sin fianza para él.

A unos metros de lugar donde falleció, en Torrejón de Ardoz, unas flores le recuerdan. Su familia no alcanza a comprender por qué el conductor actuó con esa agresividad. En su barrio, los vecinos están consternados