Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una madre agobiada en el supermercado, recibe una lección que nunca olvidará

La historia de esta mujer comienza en Facebook, donde cuelga en su muro una foto de ella con sus cuatro hijos en el supermercado, parece una foto más pero tiene 150.000 me gusta, se ha compartido más de 25.000 veces y tiene casi 5.000 comentarios.

La mujer se encontraba en un supermercado de EEUU, haciendo la compra con sus cuatro hijos, los dos mayores, la niña pequeña y el bebé, no siendo muy alentador el panorama. Ella lo contaba así; “sudorosa, con mi bebé en la espalda, con mi hija de 3 años diciendo que le duele la barriga y pidiendo un donut, con el de 6 años usando todo lo que tenía a la vista como un arma, el de 7 deseando gasta el único dólar que tenía, y yo, metiéndolo todo en las bolsas”. En ese preciso momento aparece una mujer que le pide su móvil para hacerles una foto, y ahí está la imagen, los cinco posando con su mejor sonrisa, a pesar de todo.

La espontánea fotógrafa le dice; “Sé que es difícil hacer un simple viaje al supermercado, pero a mí me hubiese encantado tener fotografías cotidianas con mis hijos, al final no echarás de menos los momentos difíciles, echarás de menos lo que los hace dulces”

Una lección, reconoce la propia madre, gracias a la desconocida del supermercado, lo que recordará de ese día no será el agobio del momento, sino las sonrisas de sus hijos, plasmadas en la foto.

La sencilla historia de Jess es el último éxito de Facebook, miles de padres y madres se han puesto en la piel de esta familia, han aprendido que incluso esos momentos con nuestros hijos, que ahora creemos difíciles, al final serán los que recordaremos, los mejores de nuestras vidas, porque están protagonizados por ellos y ya nunca más se repetirán.