Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pánico por el atropello de Estocolmo

Un camión ha arrollado a varias personas en pleno centro de Estocolmo. Al menos tres de ellas han muerto y hay otras ocho personas heridas.

En su huída el conductor estrella el vehículo contra unos grandes almacenes. La cabina comienza a arder descontroladamente.

A los pocos minutos el primer ministro sueco habla ya de ataque intencionado. “Todo apunta a un acto terrorista”, afirma.

La ciudad se blinda: estaciones de metro cerradas y caos en los accesos de tren.

Toda la Policía en busca del presunto terrorista.Los testigos aseguran haber presenciado un fuerte tiroteo. A tan solo dos kilómetros los agentes detienen

a un sospechoso,  del que de momento no ha trascendido su identidad.

De la investigación de momento solo ha trascendido que el vehículo utilizado era un camión de cerveza robado. En las próximas horas no se descartan nuevas detenciones.