Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cruzar la carretera rápido y sin mirar puede acabar así de mal

Jugársela para tomar una salida en la carretera no merece la pena. Un coche circula por el carril de fuera y además lo hace rodeado de camiones. Se da cuenta que tiene que salir por la desviación y sin pensarlo, acelera, cruza la calzada sin mirar y acaba estrellándose con un tráiler. El conductor sale vivo del accidente.

El que seguro que también se ha arrepentido de la imprudencia es este motorista. Sin casco, en sentido contrario y a toda velocidad, con la mala suerte de que se fue a chocar contra un coche de policía y los agentes, cuando ven que está vivo, aunque inconsciente, lo cogen en brazos y lo meten en el todoterreno policial para terminar en la comisaría.
Un tercer irresponsable circula en dirección contraria. Se cruza con coches y sigue igual. El que lo graba no deja de gritar, pero nada. La escena acaba con una colisión frontal con otro vehículo.