Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Colas interminables en El Prat para comenzar las vacaciones

Parece la entrada al concierto del año, pero ni ellos son fans, ni al otro lado les está esperando a una estrella de rock. Es el aeropuerto de El Prat durante los paros que han mantenido hoy los trabajadores de seguridad, que piden a la empresa que contrate más personal y mejore sus condiciones laborales.

Con más de 500 vuelos programados durante el día, las colas para acceder al control se vuelven interminables y llegan a salir a la calle.

El tiempo de espera durante las horas de huelga ha rozado las 2 horas, conocedores de la que se avecinaba hoy, muchos han sido previsores y han llegado a la terminal con tiempo.

Aunque esto, lejos de ayudar, ha saturado los puestos de facturación. Para aligerar la espera, los grupos numerosos tiran de estrategia.

Se nota que es el inicio de las vacaciones porque por lo general se respira mucha tranquilidad y resignación. Con tanto agobio, a veces es imposible mantener la calma, mientras los pacientes pasajeros avanzan poco a poco.

AENA se ha sentado a la mesa para negociar con la empresa y sus trabajadores y aunque han acercado posturas, el encuentro ha terminado sin acuerdo. Hasta que no lo haya, todos los viernes, domingos y lunes habrá cuatro paros de una hora, y a mediados de agosto, serán de 24 horas durante todos los días de la semana.