Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Batalla campal en el casco viejo de Santiago

Lo que se esperaba como una protesta pacífica por el desalojo de un edificio ocupado acabó a palos. Los manifestantes se negaban a dispersarse y estalló el enfrentamiento. La policía carga contra ellos, pero resisten, protegiéndose con una especie de escudos y lanzando palos, piedras y botellas.

Hubo varios heridos, entre ellos seis agentes, y un detenido, que hoy ha quedado en libertad después de declarar ante el juez. Le han arropado decenas de personas que, como él, están en contra del desalojo de los okupas. 

A los vecinos les molesta más el tapiado de un edificio histórico que los okupas. Y desde el ayuntamiento se critica la actuación policial. El alcalde cree que se podría haber evitado la batalla campal que ayer incendió el casco viejo de Santiago.