Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vergüenza delante de sus hijos

Otra vez pelea bochornosa entre padres durante un partido de futbol de niños. La vergüenza llevada a una batalla campal por una falta. Hasta siete adultos pegándose en Alaró, en Mallorca. La estupidez humana llevada al peor sitio posible: delante de niños de 12 años. Les oímos, de hecho, llorando en medio de la pelea. Hay siete denuncias y varios heridos, entre ellos niños. 

Vimos otra brutal agresión entre dos padres hace poco en Gran Canaria, también durante un partido de fútbol infantil. Un cabezazo y una paliza desproporcionada y sin piedad. Nadie hace nada.

Podríamos estar horas contando peleas bochornosas entre adultos en el fútbol base.

El primer problema: muchos padres se toman esto como un deporte profesional. Presiones a los niños durante los partidos. Segundo problema: padres que quieren que sus hijos sean Messi o Ronaldo cueste lo que cueste. Tercer problema, y quizás el más importante: educación básica. Mejor dicho la falta de ella.

Con esto ejemplos, dífícil que las nuevas generaciones cambien el cáncer del fútbol: la violencia.