Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

“En las bodas exclusivas se busca dejar una huella imborrable en los novios e invitados”

En España se celebran cada año más de 150.000 bodas con un presupuesto medio que ronda los 20.000 euros. Pero algunas familias superan con creces esta cifra y algunas se gastan en unos días los ahorros de años.

Prashant y Sumitra celebraron ante la mirada de Samanta Villar su boda en Canarias durante tres días. Todo comenzó con su fiesta de compromiso, una ceremonia en la que los novios intercambian sus anillos en presencia de los invitados. Las familias obsequian a los novios con joyas, dulces y dinero. Prashant es panameño y Sumitra de Barcelona. Se conocieron en otra boda en la India. Su boda de lujo en Canarias la organizan y financian entre las dos familias de los novios. La jefa de relaciones públicas donde se celebra la boda  explica en ‘Conexión Samanta’ algunos detalles de la organización que dejan anonadada a Samanta: Tarta de 1000 euros, proyecciones a lo grande... “Queremos que los invitados sientan que son tratados como reyes” asegura el novio, que pasará la luna de miel en Maldivas y Dubai.
Sumitra estuvo 15 días de compras en la India junto a su familia, para localizar y hacerse con todo lo necesario para su boda india de lujo. Tenía claro que quería llevar unos zapatos que se utilizaron en su serie favorita: ‘Sexo en Nueva York’. Zapatos de Manolo Blahnik, cinco vestidos únicos para la celebración, y hasta un bolso de con cristales de Swarovski de más de 600 euros para la ceremonia han sido alguno de los caprichos de la novia para su gran día.
Mel y Thomas viven Estambul pero se casan en Ibiza. Su boda duró tres días porque querían que los invitados se conocieran antes de la ceremonia. Thomas es jugador profesional de baloncesto. Jugó en el Baskonia y en Alicante. Una mansión como la que han alquilado para su boda, puede llegar a costar 48.000 € a la semana. Han contratado los servicios de un chef privado que ha dado servicios a modelos, futbolistas o abogados. Han contratado los servicios de una wedding planner que se encarga de que la fiesta sea como ellos han soñado. Dos días ante invitan a sus amigos a una travesía a Formentera en un catamarán que se alquila a razón de 1.500 € la hora.
Joan y Toni tienen un presupuesto de 60.000 € para unos 150 invitados. Siempre soñaron con una boda muy ostentosa, muy plástica y muy visual. Toni trabaja en Tomás Colomer, por eso Samanta Villar se permite el lujo de sentirse millonaria por un momento, probándose joyas que le dejan sin aliento cuando escucha el precio. Entre anillo, alianzas, colgante, pulsera y reloj, la presentadora llega a ponerse encima más de 60.000 euros en joyas.
En el segundo día de celebración de la boda de Prashant y  Sumitra, obsequian a sus invitados con los servicios de peluquería y maquillaje. La novia y las invitadas se tatúan las manos y los pies con henna. A sus 21 años, Sumitra ha acabado la carrera de derecho pero ninguna de sus amigas piensa aún en casarse, y menos con todo ese lujo de detalles. Él trabaja para la empresa de su padre en Panamá y  vivirán allí cuando se casen sin problemas económicos contrabajo asegurado de por vida. “Somos de familia media acomodada”, reconoce Sumitra a Samanta.
Contratar Weddding Planner para que organice tu boda soñada por ti, tiene un precio. Es la encargada de que nada falle y se hagan realidad los sueños de los novios. Marta Priu es una “wedding planner and designer” que diseña produce y lleva a cabo todo lo que los novios esperan en su gran día. “La boda se basa en un mundo de ilusión. Se puede prescindir de todo, pero si no se hace, se pierde la ilusión” asegura el propietario de una empresa de alquiler de coches de lujo para bodas.
Todas las parejas quieren lo mejor para su boda. Judith y Agus han hecho un gran esfuerzo económico para tener una boda de ensueño. Él trabaja en una pescadería y ella es periodista free lance. Sólo en botellas de champán se han gastado 3.000 euros. La boda al final les puede  salir por más de 40.000 euros. Puestos con jamón de primera clase o de ostras con gin tonic son algunos de los caprichos que Judith y Agus quisieron ofrecer a sus invitados.
Mel ha contratado una peluquera a domicilio exclusiva para que le peine cada día de su boda. Buscó sus vestidos para cada celebración en Estados unidos y para su noche previa al enlace alquiló una limusina de lujo para trasladar a sus amigas a un reservado VIP de la discoteca Privilege en Ibiza.  Las mesas reservadas van desde los 1.00 a los 20.00 euros dependiendo de la localización de la mesa. “En las bodas exclusivas se busca dejar una huella imborrable en los novios e invitados”, asegura su wedding planner.
Entre sus invitados hay incluso alguna estrella de la NBA. “Todo el mundo hace un esfuerzo económico en su boda. Nosotros hemos gastado entre 100 y 150 mil euros para tratar de disfrutar. Pero también para que todo el mundo disfrute”, reconoce Thomas minutos antes de la ceremonia. "Nosotros no vivimos así, hacemos una boda lujosa porque es una vez en la vida" afirma el novio.