Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tradición, religión y mucho dinero son inevitables en una boda inda

En el segundo día de celebración de la boda de Prashant y  Sumitra, obsequian a sus invitados con los servicios de peluquería y maquillaje. La novia y las invitadas se tatúan las manos y los pies con henna. A sus 21 años, Sumitra ha acabado la carrera de derecho pero ninguna de sus amigas piensa aún en casarse, y menos con todo ese lujo de detalles. Él trabaja para la empresa de su padre en Panamá y  vivirán allí cuando se casen sin problemas económicos contrabajo asegurado de por vida. “Somos de familia media acomodada”, reconoce Sumitra a Samanta.