Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Conexión Samanta: Generación perdida

La periodista acompaña a cuatro chicos en su lucha por hacerse un hueco en el mundo laboral: una profesora que emigra al extranjero, un adicto a los videojuegos que ni estudia ni trabaja, un trabajador de la construcción y un abogado que ejerce de camarero.

La búsqueda de un empleo y la planificación de un futuro son en la actualidad objetivos muy complicados para la mayoría de los jóvenes españoles. Laia es profesora de inglés y vive en Toledo. Se dispone a viajar a Dublín para trabajar de au pair y piensa quedarse en la capital irlandesa si encuentra un trabajo, aunque no corresponda con su especialidad.
“Antes tenías una carrera y era más fácil colocarse; ahora cuando tienes una carrera te echan para atrás. Ya no sabes qué pensar”, explica. Alex, un “nini” de 19 años, reconoce que no le gusta nada estudiar y le apasionan los videojuegos, a los que dedica varias horas al día.
Entre sus amigos la situación no es diferente. De los cinco chicos que forman su pandilla, sólo uno tiene trabajo.
Samanta Villar también conoce a Javier, un joven trabajador de la construcción ahora desempleado: “Cuando tienes trabajo te levantas supercontento porque sabes que estás ganando dinero y puedes hacer mucho con eso”, afirma. La buena racha le permitió comprarse un piso y un coche de lujo, pero ahora la crisis le ha obligado a ponerlos en venta y a vivir de nuevo con sus padres.
'Generación perdida', en imágenes

Oscar, un joven ilicitano de 30 años, se licenció en Derecho y aspiraba a ganar un sueldo digno, pero sólo ha podido ejercer de abogado durante seis meses. Lleva tres años buscando trabajo y durante ese tiempo únicamente ha tenido dos entrevistas, por lo que ha decidido preparar oposiciones mientras trabaja como camarero los fines de semana.