Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Exorcismo

Samanta Villar presencia un exorcismo colectivo en México
El programa es testigo además de episodios de posesión y de culto pagano a la Santa Muerte
Samanta Villar convive en México con una familia que cree tener a dos de sus cuatro hijas están poseídas por el diablo. Samanta Villar se acerca al inquietante mundo del exorcismo. Para ello, Conexión Samanta viaja a México, uno de los países donde la creencia en este tipo de rituales está más arraigada y en el que se realizan en torno a una decena de exorcismos al día.
En su viaje, Samanta Villar es guiada por Carlos Trejo, un "cazafantasmas" profesional que trabaja en la investigación de este tipo de fenómenos paranormales y que ha vivido en primera persona varios sucesos extraordinarios. Para él "el hecho de no ver las cosas no quiere decir que no existan... Yo nunca he cobrado un centavo por realizar ninguna investigación. Soy escritor y productor de tv y cine, y todas mis investigaciones son gratuitas".
Junto a Carlos, Samanta visita el Consejo Mundial de Lucha Libre (México D.F) en el que asiste a varios combates y donde los luchadores más famosos son El hijo del diablo, Satán, Lucifer y Demonio azul. También, en plena madrugada acude al Cementerio La noria, donde investiga posibles fenómenos extraños que suceden en el camposanto y sobre el que recaen dos leyendas: una acerca del fantasma de una niña de siete años y otra del espíritu de una mujer que murió durante la ceremonia religiosa de su boda.
Acompañada por el psicólogo Antonio García, experto de la Asociación Nacional Mexicana de Exorcistas, la periodista visita el Mercado de Sonora, el mayor centro de venta de parafernalia santera de México D.F., donde se pueden encontrar múltiples productos y amuletos esotéricos y de santería, y en el que Samanta se somete a una limpieza espiritual.
Según reconoce Antonio García: "la gran mayoría de los casos de posesión son trastornos mentales. La psicología y la psiquiatría reconocen un sinfín de trastornos que la gente no conoce, como el Síndrome de Gilles de la Tourette (un trastorno del sistema nervioso cuyos síntomas son, entre otros, contracciones musculares, oculares, movimientos involuntarios o coprolalia)".
Por otro lado, a lo largo de Conexión Samanta, la periodista convive con la familia de Griselda Gamboa, en Veracruz. Desde hace varios meses, dos de sus hijas sufren lo que parecen ser extraordinarios fenómenos de posesión que se han acentuado cada vez más. "Ellas me decían que escuchaban ruido dentro de la casa. Se muerden y jalan sus cabellos, y se azotan contra la pared", afirma Griselda. Junto a ellos, Samanta presencia varios episodios de posesión y conoce a Jaime Contreras, un curandero o, como allí lo llaman, Chui de la Luz, que proporciona recetas y baños para quitar las "malas vibras" y al que acuden para pedir ayuda.
Finalmente, Samanta acompaña a la familia de Griselda a Puente Jula, una localidad de Veracruz donde cientos de peregrinos acuden "para que los liberen del demonio", como dice Carlos Trejo. En la iglesia del pueblo, el padre Francisco Ugalde se encarga de realizar cada viernes exorcismos colectivos acompañados con misas de más de seis horas. Según él "la gente va a veces pensando que hay alguna oración de tipo mágico que les va a proporcionar suerte, pero eso es un error. El exorcismo ha existido siempre y por eso vino Jesucristo al mundo". Por primera vez, un programa de televisión entra en una iglesia para grabar y mostrar un exorcismo colectivo.