Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Samanta Villar pulsa la vida social de Marbella tras el Caso Malaya, en el estreno de la quinta temporada de “Conexión Samanta”

Conexión Samanta: Marbellacuatro.com

En la primera entrega de esta nueva temporada, la periodista se sumergirá en la vida social marbellí para conocer cómo ha afectado a la ciudad los escándalos urbanísticos que se han sucedido en los últimos años. Además, accederá a los lugares más exclusivos de la zona y será testigo del lujo y el glamour que rodean a sus habitantes más adinerados, a pesar de la coyuntura económica española

¿Marbella sigue siendo la misma tras el Caso Malaya? Samanta Villar se ha adentrado en la vida social marbellí para tratar de dar respuesta a esta pregunta en el estreno de la quinta temporada de “Conexión Samanta”, que Cuatro emitirá mañana jueves, a partir de las 00:45 horas.
En esta nueva etapa del programa, producido por la cadena en colaboración con BocaBoca, Samanta Villar volverá a compartir de manera exclusiva con los protagonistas de cada historia sus vivencias y aspectos más personales. En lo que respecta a los contenidos, incidirá especialmente en la crisis económica y sus consecuencias y la escasa oferta de trabajo entre los jóvenes españoles, entre otros asuntos de la actualidad social de nuestro país:Mostraremos, una mirada social, sobre todo, hacia los jóvenes y el paro que nos azota”, explica la periodista. “A través de la web del programa, mucha gente pidió que hablásemos sobre esto y lo vamos a hacer. Vamos a mostrar cómo se les están cerrando las puertas laborales a los jóvenes españoles, provocando que haya una generación perdida, aunque también veremos cómo el lujo no se ve dañado en igual medida por la crisis”.
 
Marbella, primera conexión de la temporada
Samanta Villar sobrevuela junto al arquitecto Ismael Mérida la Costa del Sol para observar las numerosas irregularidades urbanísticas que se cometieron en la zona. Todo el mundo sabía lo que hacía cuando firmaba un proyecto. En Marbella nos cegó el dinero, señala Mérida, que considera que las claves de la trama fueron la codicia y una interpretación nada rigurosa de la legislación vigente. El dinero y lo ilegal… Era algo tan sutil que para muchos no significaba nada”, concluye el arquitecto, que asegura que “los proyectos se miran con lupa ahora más que antes”.
 
En este sentido, Pepe García de Tejada, miembro de la aristocracia dedicado a gestionar su propio patrimonio, apunta que en la ciudad donde ha veraneado toda su vida se construyó pensando que esto era Jauja”. Reconoce, sin embargo, que poco a poco Marbella está recuperando la normalidad mientras mantiene su alto nivel de vida.
Samanta Villar, testigo directo del lujo y el glamour de los ámbitos más exclusivos de la ciudad
Samanta Villar también conoce los detalles de la vida de la alta sociedad marbellí de la mano de sus auténticos protagonistas. María Elena Paganini, conocida presentadora de televisión de Marbella, será una de las encargadas de acompañar a la periodista en su viaje a las zonas más exclusivas de la ciudad, como la lujosa urbanización La Zagaleta. Allí, una casa puede llegar a tener un valor de diez millones de euros, cifra que demuestra, según Paganini, que en el mundo del lujo no hay crisis”.
En el calendario marbellí cualquier día es bueno para organizar una fiesta pero, a pesar de la profusión de eventos, hay una cita ineludible para los amantes del lujo: la Fiesta del Champán, donde circulan botellas que van desde los 100 hasta los 10.000 mil euros y hay reservados cuyo coste parte de los 2.000 mil. A la fiesta acuden famosos artistas, aristócratas y futbolistas, algunos de los cuales no dudan en bañarse en champán.
En la vida nocturna de Marbella, uno de los personajes más conocidos es Bruce Baps, apodado “el alcalde de la noche”, un fan de Jesús Gil que no falta a ningún evento, ya sea una cita en una lujosa mansión o una celebración en la famosa discoteca de Olivia Valère. En este lugar de referencia en el ocio de la Costa del Sol, donde los reservados pueden llegar a costar 5.000 euros, algún cliente ha pagado fiestas de hasta 50.000 euros por una sola noche.