Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Castle se saca la licencia de investigador privado para resolver un nuevo crimen

Castlecuatro.com

Después de la prohibición de colaborar con el Departamento de policía de Nueva York, Castle se saca la licencia de detective privado y aparece en la escena de un nuevo crimen, para sorpresa de Beckett.

Richard Castle está deprimido. Después de que la capitán Gates le prohibiera seguir resolviendo casos al lado de Beckett, Ryan y Espósito, Castle se pasa el día en pijama sin salir de casa. Al final, al escritor se le ocurre una brillante idea: si consigue sacarse la licencia de detective privado, podrá seguir investigando crímenes.
Dicho y hecho. Castle se saca la licencia y aparece, para sorpresa de Beckett, en el escenario de un nuevo crimen. La víctima es una directora de guardería que ha sido disparada en su propia casa. Una colilla en la salida de emergencia y la ausencia del perro de la víctima, es el punto de partido de este caso en el que las cosas no salen como el escritor planea.