Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Especial Callejeros: En tu casa y en la mía

Los españoles gastamos en comprar una vivienda 46 de cada 100 euros que ganamos
Callejeros: "Ajuntamiento". A las 23.35h
Dos familias. Los Vargas y los Perea. Una finca en Navalmoral de la Mata, Cáceres. Un motivo, "el ajuntamiento", -que no boda- gitano de Jesús y Samara. Un equipo de Callejeros retrata las intensas 48 horas de un evento único en el mundo, el enlace de dos gitanos. En este "ajuntamiento" no hay "prueba del pañuelo" porque Samara no llegó virgen al matrimonio, pero sí hay "manzana", el momento en el que los invitados hacen su regalo a los novios, en forma de billetes. Y la entrega del ajuar, con el que los novios reciben una impresionante dote en forma de regalos. En los previos, como es tradición, los padres de los novios duermen al raso bajo una encina con sus colchones traídos de casa, sábanas y almohadas incluídas. Un reportaje de Sonia López.
Especial Callejeros: "En tu casa y en la mía". A las 23:35h
Los españoles gastamos en comprar una vivienda 46 de cada 100 euros que ganamos. Y el 95% de las casas nuevas tienen desperfectos. Callejeros recorre Sevilla, Madrid, Barakaldo, Logroño, Santander, Castellón, Valencia y Almería para conocer en primera persona el drama que viven miles de familias en nuestro país.
"Mira, estas son mis vacaciones", dice Antonio, mientras saca del garaje un generador que le permite alumbrar su vivienda del pueblo sevillano de Almensilla. Allí, decenas de familias llevan más de 30 años esperando que les instalen los servicios mínimos en su urbanización. Mientras, el bar "El Trompeta" es el encargado de recoger las cartas a todos los vecinos.
En un barrio de Barakaldo ya han muerto 7 personas. Y la cifra sigue subiendo. Veinte familias de la tercera edad malviven en casas prefabricadas de 30 metros cuadrados mientras esperan ser realojados en viviendas municipales. ¿Su pecado? Vivir en una golosa zona del pueblo que ha sido demolida para construir casas nuevas.
El SEPRONA ha detectado en un año y medio 13.000 construcciones ilegales en nuestro país. Un dato escalofriante, que arroja una media de 24 al día. Callejeros ha comprobado cómo es el trabajo de este cuerpo de la Guardia Civil, y constatado que en Mejorada del Campo, en Madrid, se sigue construyendo una urbanización a pesar de que sea totalmente ilegal. Lo aterrador es que muchos de los compradores se hipotecan por 40 años sin conocer las irregularidades de la obra.
Bernardo pagó 230.000 euros- 38 millones de pesetas- por una casa con chimenea en Piélagos, Cantabria. Allí pretendía formar su hogar con su novia. Muchas noches entra con una linterna para ver la que pudo ser su casa. Una sentencia judicial paralizó unas viviendas construidas en una zona ilegal. Su novia, destrozada, no es capaz de mirar ni siquiera de reojo la urbanización que les arruinó la vida. "A mí me tienen que echar con los pies por delante. No se puede romper así el sueño de toda una vida".
450.000 euros más IVA. Eso es lo que pagaron 100 familias de Arroyomolinos, Madrid, por sus viviendas. Un año después del plazo de entrega, viven con sus padres, en casas de amigos, o incluso en hoteles. Pero los vecinos no se amedrentan.
Tras toda una vida dedicada al cultivo de la patata y la chufa, Amparo ha recibido una orden forzosa de expropiación de su vivienda en la Alboraya de Valencia. "Mi único deseo es poder morir en la cama donde murió mi marido", dice pesarosa Amparo. Carmen, en cambio, ya ha tirado la toalla. "Ojalá me muera el día antes del desalojo".
Es un reportaje especial de Beatriz Díaz.