Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Callejejos' nos acerca al mundo de los 'atracos'

Cada día se cometen cientos de sustracciones. Los viajeros del metro y los turistas son un blanco fácil, pero también los ancianos, los propietarios de tiendas y joyerías o los ganaderos. Nadie escapa a los robos. El último informe de criminalidad del Ministerio de Interior desvela que los robos en viviendas han aumentado un 25 por ciento los seis primeros meses del año, muchos de ellos con violencia.

“Me he sentido violado” asegura un vecino de Obanos, un pueblo pamplonés castigado por una oleada de robos. A José Luis y a su mujer les sustrajeron más de 7000 euros. Él tuvo más suerte que María y Juan, un matrimonio de ancianos que residen en una pedanía de Cartagena a los que amordazaron y agredieron. “Dadnos el oro y el dinero o os matamos” les gritaron los atracadores mientras ellos les entregaban las joyas. Amalia, vecina de la localidad zaragozana de Épila, también fue apaleada por tres ladrones que la dejaron sin nada.
Según un informe de una empresa de seguridad española, en nuestro país se roban 280 coches al día, la mayoría de alta gama. A Paco le robaron el suyo mientras lo limpiaban en una gasolinera “y me llevaron arrastrado varios metros”. La mayoría de estos vehículos acaban despiezados, vendidos en talleres clandestinos o son utilizados para cometer alunizajes por bandas de atracadores. “Empotraron el coche contra la joyería con los clientes dentro”. Pedro estaba atendiendo a varios clientes en su tienda de Madrid cuando un coche impactó contra el escaparate: robaron delante de mis ojos, señala impotente.
'Callejeros' nos enseña el mundo delictivo de los 'atracos'
En el Paseo de la Castellana conocemos al propietario de una oficina de venta de joyas al que han arruinado la vida. “Esto supone el fin de mi carrera”. Le han sustraído cerca de un millón de euros en joyas. Se siente impotente porque la jueza que instruye el caso “no ha permitido la inspección del domicilio del ladrón”, al que detuvieron horas después.
Si no tengo un pantalón, lo robo, pero nunca me paso de los 400 eurosAsí de sincero es David, un joven sevillano al que identifican los Mossos de Esquadra cuando se disponía a atracar una tienda de ropa. Lo han detenido “miles de veces” pero asegura no tener otra forma de ganarse la vida.
También en Barcelona, en concreto en la Rambla, conocemos a Eliana, que dedica hasta tres horas al día a perseguir a los carteristas. Armada con un silbato y carteles en diferentes idiomas alerta a los turistas y usuarios “vigilen sus pertenencias, hay carteristas”. Eliana hace sonar el silbato y avisa a los agentes de seguridad de que en la calle se acaba de producir un robo a un minusválido “es pura adrenalina”, nos dice.  
“Atraco”, es un reportaje de Carlos Cachafeiro.