Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Callejeros' nos trae 'prostitución por crisis'

'Prostitución por crisis' en imágenescuatro.com

“40.000 mujeres han retomado la profesión desde la crisis”

“Cuando tienes el agua al cuello no queda más remedio”


”No he tenido más remedio”. Nos dice una mujer que desde hace un año ha empezado a ejercer la prostitución después de quedarse sin trabajo. Todo tipo de profesionales desde amas de casa, a enfermeras, administrativas o licenciadas se han visto obligadas de una forma u otra a ganarse la vida prostituyéndose. La Asociación Médicos del Mundo, asegura que “cuarenta mil mujeres han retomado la profesión desde que comenzó la crisis en España”.  
Victoria, que tiene 60 años, ha trabajado como secretaria de dirección y habla varios idiomas, sin embargo, desde hace tiempo no recibe ninguna oferta de trabajo y ha tenido que tomar una decisión “tengo que sobrevivir y además sufro algunas enfermedades que me impiden hacer otro tipo de trabajos”.
Mireia, de 33 años, trabajaba en una empresa multinacional en el departamento de importación-exportación, pero fue despedida con la llegada de la crisis económica. “Se lo he ocultado a mi familia pero solo así puedo ganar el dinero suficiente para llegar a fin de mes”. Mireia asegura que cada vez son más las mujeres que han decidido ejercer la prostitución y el pastel, asegura, se ha ido reduciendo en los últimos meses. “Mi ilusión es solucionar mis problemas económicos y poder formar una familia”.
“Me quedé sin trabajo, y la primera vez que me prostituí fue muy desagradable”, nos confiesa Ana de origen rumano y con 24 años, que se anuncia como chica para caballeros muy exigentes y cobra unos 60 euros la media de hora de sexo. “Si encuentro un trabajo normal, dejo de ser puta”.  
“Es una decisión muy dura pero cuando tienes el agua al cuello no te queda más remedio que hacerlo”. Así de tajante se expresa una mujer que no quiere desvelar su identidad y que ejerce la prostitución en un local de alterne. “Un día solo quedaba un yogurt en el frigorífico para dar de comer a mi hijo. Mañana ya no tendría nada para comer”.  La Asociación de Clubes de Alterne asegura que en el último año el número de mujeres que trabajan en este tipo de establecimientos se ha incrementado hasta en un diez por ciento en nuestro país.   
Javier vive en Alicante y tiene tan solo 20 años. “Siempre quise ser veterinario pero no tenía dinero para pagarme los estudios, la manera más rápida de ganar dinero ha sido con la prostitución”.
“Prostitución por crisis”, es un reportaje de Luis Troya.