Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Callejeros visita la barriada de José Antonio en Cádiz

La barriada está compuesta por un centenar de viviendas sociales construidas en 1955 y la forman tan solo cuatro calles

“Aquí solo se limpia los miércoles, estamos discriminados”, aseguran los vecinos de la Barriada de José Antonio, en el municipio gaditano de El Puerto de Santa María. Son cerca de un centenar de viviendas sociales construidas en 1955 y la barriada la forman tan solo cuatro calles.
María Luisa tiene 85 años y es una de las propietarias de estos pisos que tiene derecho a ser realojada en la nueva zona de Santa Clara, justo enfrente de José Antonio. “Le pido al señor alcalde que me ponga ya la ducha en casa, me he caído varias veces mientras me lavaba en el cuarto del baño”, nos dice la señora, que vive entre las dos calles más conflictivas de la barriada: Doctor Fleming y Doctor Pasteur. La máxima autoridad municipal de El Puerto de Santa María reconoce ante las cámaras de Callejeros que “el problema de José Antonio es grave y caótico, sobre todo en materia de seguridad”. Respecto al punto negro de venta y consumo de droga conocido como la antigua Bodega asegura que “la solución está en manos de la Justicia”
Dentro de la Bodega somos testigos de cómo algunos toxicómanos fuman “la cocaína negra, también conocida como chapapote, que procede del raspado de la pipa”, nos dicen. Otro asegura que “está más rica que la cocaína normal”. Todos coinciden en que se ocultan aquí para no drogarse a la vista de los vecinos y menos delante de los niños. Mientras consumen, rodeados de basura, grandes roedores campan a sus anchas por la Bodega.   
[[QUOTE1]]
Verónica nos acompaña a visitar a su madre, Isabel, que tiene decorada la casa con cortinas del Real Madrid a pesar de que su marido es aficionado del Barcelona. “El color es muy bonito”, se justifica. Isabel también reconoce “aquí en este cuarto se me ha aparecido la Virgen y también el Señor, lo vi la mar de bien, con la corona y los dientes”.
Los vecinos de José Antonio compran en el Mercado de la Concepción. “Con los churros soy feliz”, nos dice una mujer de 57 años que asegura ser la tendera más antigua de la plaza. También en el Mercado nos encontramos con Julio del Puerto, que canta las canciones de Julio Iglesias como si fuera un verdadero truhán. 
Por la noche la inseguridad de la barriada se agrava. Yasmina e Isabel nos invitan a su casa, en Las viviendas de La Salle, para ser testigos desde la ventana del continuo tráfico de drogadictos para comprar la dosis. De pronto ambas gritan “mira, mira son ratas como conejos”. Aquí las peleas son constantes y “nos sentimos desprotegidos”, aseguran estas dos vecinas de José Antonio.

El fin de fiesta lo encontramos en una auténtica boda gitana. Manuela de 15 años se casa con su novio “es tan guapo como Pitingo, el cantante”, nos dice la joven novia mientras se viste de blanco para el día más importante de su vida. Manuela ha vivido siempre en la barriada de José Antonio pero después de la boda residirá en Chiclana. Dejamos a la novia subida en un coche de caballos mientras se dirige a la Iglesia “me hacía mucha ilusión”, confiesa con ingenuidad e inocencia.    
“Barriada José Antonio”, es un reportaje de Sandra Gonzalo.