Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El anillo vikingo sella una boda islandesa

El sacerdote, durante la ceremonia basada en la más rigurosa de las tradiciones, implora al dios de la fertilidad, al de la salud y al de la sabiduría para que proteja al matrimonio, que inicia una nueva vida. El anillo vikingo, también conocido como anillo solidario, y que es como el crucifijo católico, adquiere su protagonismo durante la ceremonia para unificar el matrimonio a lo largo del tiempo "con todas las manos unidas a su alrededor".