Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Callejeros Viajeros: Tokio

TokioCUATRO
En Tokio, la capital de Japón, viven 35 millones de personas. Sus calles son hervideros de gente, sonidos y luces que deslumbran a cada paso. Tokio es un reportaje de Sonia López
En Tokio, la capital de Japón, viven 35 millones de personas. Sus calles son hervideros de gente, sonidos y luces que deslumbran a cada paso. El cruce más transitado del mundo está en Tokio, se llama Shibuya y su semáforo en verde permite el paso de cinco millones de personas al día. Para ir a trabajar millones de tokiotas cogen el metro diariamente. A las ocho de la mañana sólo hay una forma de entrar en un vagón del metro, "de espaldas y empujando". Así lo explica David, un madrileño de Móstoles que admira la cultura japonesa, pero nunca le deja de sorprender. ¿A quién no le sorprenden dibujos manga en los que se ve cómo adultos abusan de menores? Ese tipo de comics se puede comprar en tiendas especializadas. Entre bullicio y bullicio, la tranquilidad de un templo budista.
Los japoneses utilizan estos lugares sagrados para el rezo y para curarse los males con incienso. En la capital japonesa es fácil encontrar una mujer vestida con el tradicional Kimono, pero también ver a un perro en vaqueros y camisa. ¿En qué otro ciudad se puede alquilar un perro para pasear?... Hay establecimientos donde te sientas en el suelo para disfrutar de la compañía de... un gato. Caricias, mimos y cercanía felina por un rato, como el que contrata una señorita de compañía. Es cariño animal por horas. Mientras, en un parque de Tokio, un grupo de imitadores de Elvis baila las canciones del mito del rock ante la indiferencia de los paseantes. Nada de lo que pasa en la capital nipona impresiona a sus propios habitantes. Ni siquiera la comida de plástico, imitaciones perfectas de cualquier producto que vemos en el plato de un restaurante y que lucen en un escaparate esperando a ser comprados como objeto de decoración.
Dormir unas horas en un "hotel cápsula" -nichos acorazados en forma de tumba donde duermen los japoneses- para los tokiotas es algo normal, para Chema "el niño cagao" es claustrofóbico: En España se entierra a las personas de la misma manera, nos dice. Chema, lleva once años viviendo en Tokio y aunque, según el, no es buen cantaor, se gana la vida cantando flamenco. La capital del imperio japonés es la mezcla de muchas ciudades. Es el pasado y el futuro. Tokio es un reportaje de Sonia López