Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Callejeros Viajeros: Santiago de Chile

En Santiago de Chile viven 6 millones de personas, la mitad de toda la población chilena. Sus calles están plagadas de vendedores ambulantes, predicadores que buscan adeptos en cada plaza y artistas callejeros.
Los parados cada mañana se sitúan en los aledaños de la Catedral, en el centro de la ciudad, en busca de un trabajo. Durante horas esperan que los empresarios aparezcan en su coche con una oferta, "el sueldo medio se sitúa entre los 150 y los 200 euros".
Antes de entrar a la oficina los santiaguinos toman café pero aquí se sirve con piernas. "Son los cafés ligeros, barras bajas y camareras con interminables curvas". El primer café fue el mítico "Haití" con 100 años de vida. "En los cafés picantes cambian el vestido por el tanga".
A tan sólo 5 minutos del centro de Santiago se encuentra el barrio de Cerro Navia. Sus vecinos llevan 45 años luchando por salir de la pobreza. Aquí vive Jackeline con su familia, sale adelante con tan sólo 35 euros al mes y dice "que tiene de todo" o la señora Alicia que se acaba de jubilar hace un mes "lavaba a mano la ropa de la gente del barrio Alto".

En los últimos 94 años por La piojera han pasado presidentes de gobierno, poetas y artistas que van a buscar su bebida más famosa, "el terremoto", aunque la verdadera conmoción se produce entre sus paredes "entras por la puerta y cambias" dice un chileno "te tomas el terremoto y te vuelves loco".
La cárcel de mujeres se encuentra en el centro urbano. En ella está Carmen, una valenciana de 39 años. Ha cumplido 2 años de condena "sólo quiero volver a España, que mis hijos me esperen porque vuelvo pronto".