Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Callejeros Viajeros: Johannesburgo

Con sus siete millones de habitantes Johannesburgo no sólo se ha convertido en la gran capital de Sudáfrica y la más próspera de todo el continente sino, también en la capital del Mundial de fútbol Sudáfrica 2010
Con sus siete millones de habitantes Johannesburgo se ha convertido en la gran capital de Sudáfrica y la más próspera de todo el continente. Se la conoce como la ciudad de los grandes calificativos: la más rica, la que tiene los mayores rascacielos y también el mayor número de mansiones. Y por toda la ciudad se vive con especial emoción la celebración del Mundial de fútbol Sudáfrica 2010, que bajo el eslogan "El Mundial ya está aquí, siéntelo", comenzará el próximo día 11 de junio.
A 120 kilómetros de Johannesburgo está Potchefstroom, una pequeña ciudad universitaria que espera con ilusión a la Selección Española de Fútbol. Ésta será su casa mientras dure el Mundial. Ellys Park es un estadio con mucha solera y con un ambiente especial. Fue el lugar donde blancos y negros se reconciliaron tras el Apartheid gracias al deporte. "Fue un momento muy emocionante cuando Mandela vino al estadio para apoyar a los blancos", comenta José Luis, un asturiano que vivió este encuentro histórico para los sudafricanos. Aquí jugará España su segundo partido de los mundiales frente a Honduras. Será el 21 de junio. Pero el espíritu futbolero también se vive en plena calle. En rincones como el Nelson Mandela Square o el barrio marginal de Alexandra donde los jóvenes juegan al fútbol soñando con el triunfo de sus ídolos. "Yo soy el futuro Ronaldinho", asegura con entusiasmo Tabole, un joven del barrio.
A 200 metros bajo tierra, las minas de Goldreef City aún mantienen viva la fiebre del oro que dio origen a esta ciudad. A sólo dos horas de la ciudad, jirafas, cebras, leopardos y antílopes dan vida a la Sudáfrica más salvaje. En el pequeño pueblo de Vaalwater, se dan cita amantes de la naturaleza más pura y cazadores deseosos de llevarse a casa la cabeza de un león.