Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lakers, ¿se acabó el show time?

Lakers, ¿se acabó el show time?cuatro.com
Hace apenas dos años los seguidores de los Lakers eran my felices el reino de Phil Jackson.
Kobe y Pau, además de la pareja de moda, formaban el dúo más letal de la NBA. Incluso el propio Kobe, la macro estrella más luminosa de la liga, dedicaba sus primeras palabras de agradecimiento tras conseguir el último titulo a su amigo Pau. Era una maquina perfecta, Bynum iba poco a poco convirtiéndose en un excelente center, ¡hasta Ron Artest parecía centrado!
Pero algo pasó al final de la temporada pasada. Tras un sprint final que a punto estuvo de darles el mejor récord del Oeste, llegaron primero los Hornets de CP3 para ponerlos en apuros y el batacazo histórico ante los Mavs.
Una eliminatoria que marcó el tramo final de la temporada porque le dio alas a los texanos para ganar el primer anillo de su historia.
El mítico Phil Jackson se apartó del camino, eso sí, con previo aviso. Y llegó el Lockout... y con ello las prisas a la franquicia, que querían olvidar cuanto antes un final de temporada nefasto, la imagen de la brutal agresión de Bynum a Barea en el último partido forma parte ya de su historia negra.
Una vez terminado el Lockout, llegaron fichajes inexplicables. Empezando por el técnico Mike Brown, después Kapono, Mc Roberts o Troy Murphy, jugadores que ya serian de relleno para los Wizzards. Lamar Odom se marchó a cambio de... NADA. ¿Y Pau? Pues ya saben la historia, un intento de traspaso frustrado por la propia liga a unos Rockets que hubieran sido un solar sin sus estrellas.
Conclusión: Un equipo sólo con tres jugadores de garantías, Kobe, Pau y Bynum, un base titular que deberían estar retirado hace un par de temporadas, un entrenador que no sabe lo que quiere y que vuelve locos a muchos de sus jugadores (¿qué hace Pau jugando de alero?), jugadores que serian buenos reservas pero nunca tirarían del carro como Blake, Barnes o Metta y varios jugadores para completar el roster de un equipo que aspira a meterse en Play offs y competir de forma digna.
Si un traspaso a tres bandas seguramente con Howard de por medio, no lo impide...
¿Este ese el futuro del equipo más famoso de la historia del baloncesto NBA? Pues parece que sí, auque espero equivocarme.