Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La nada. ¿Para qué sufrir tanto?

La aventura llega al desierto. Suena excitante y exótico pero os aseguro que fue la etapa más dura para todos los que vivimos la carrera. Pensad en la ruidosa China, la abarrotada Katmandú, o las caóticas ciudades indias. Y de repente, la nada. Sé que cuando veáis el desierto intuiréis el calor pero puedo deciros que nunca he vivido nada parecido. Llegamos a pasar por zonas a 54 grados de temperatura (la sensación de estar dentro de un microondas). Abrasador. Costaba respirar. Y sumad las tormentas de arena. Siempre insisto en mi admiración por cada uno de los competidores porque sufren muchísimo en la carrera. Lo vais a comprobar mañana a las 21:30. Por otra parte, vamos a vivir juntos, probablemente, uno de los arranques  más divertidos de Pekín Express. Yo no podía parar de reír. También confieso que temí por su seguridad en la noche más difícil y solitaria.
La prueba de inmunidad será la guinda para una etapa en la que La Nada hará que la fuerza y la resistencia de nuestros aventureros sea lo único de lo que pueden disponer. Ellos contra el silencio y el vacío. Las tres parejas: Fran y Merino, Juan y Juan Jr, y Carmela y Antonio van a sentir el paso de los días y la presión de la carrera como en ningún episodio. Atentos a las estrategias de Juan Jr y los fuertes roces y discusiones de Carmela y Antonio. Están agotados, no quieren pensar en rendirse pero la etapa les tentará. ¿Por qué sufrir tanto? ¿Merece tanto la pena llegar a Bombay? Saben que sí pero la cabeza les traicionará. La posibilidad de abandono planeará en la etapa.
Pienso en esos días y recuerdo subir a aquella duna con la bandera de Pekín Express en mis manos. Recuerdo clavarla en la arena, en la que sería después la imagen de cierre de la cabecera del programa. Una etapa que arrancará en las puertas de la nada y terminará en un palacio de cuento.
Ese palacio sólo acogerá a los aventureros que disputarán la semifinal de Pekín Express. Ya está ahí. Tan cerca. Me da tanta pena que se acabe y, a la vez, me hace tan feliz saber que estáis a un paso de conocer el final, de saber quiénes serán los ganadores de esta edición...