Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ruta te espera II: El Himalaya


  • GORKHA
    La carrera en esta octava etapa parte de la antigua capital de Nepal: Gorkha; se trata de una impresionante ciudad encerrada en las montañas que guarda una de los más grandes tesoros arquitectónicos del país: el Gorkha Durbar. Este palacio, situado sobre una afilada cresta con vistas al Annapurna, se alza sobre 1500 agotadoras escaleras que merece la pena subir para contemplar los sacrificios de sangre que se realizan en su patio o las elaboradas tallas del mausoleo que alberga el recinto. 
    BHARATPUR
    El juego de inmunidad de la octava etapa se celebra en los alrededores de la ciudad de Bharatpur, que es la puerta de entrada al impresionante parque nacional de Chitwan, una enorme y extensa reserva natural en la que conviven tigres, elefantes, leopardos y los cada vez más escasos delfines del Ganges.
    ANOTACIONES DESDE BHARATPUR: EL JUEGO DE INMUNIDAD
    “Aterrizamos en un infierno de calor. Nos trasladamos hasta un campo de polo. Allí nos reunimos con el resto del equipo. Hernán y Cristina están algo mejor pero siguen enfermos. La carrera continúa. Hay que continuar. Con suero. Sin alimento. Como sea. Todo el equipo se resguarda bajo una lona para no deshidratarse y no sumar la insolación a nuestros malestares. Nos sirven la comida. Muy, muy picante. Más calor. Miro al camino que rodea el campo y lo veo llegar. Es Samsher Gaj, elefante en el que montaré hoy. Estoy como una niña pequeña a la que llevarán al parque de atracciones. Me hace muchísima ilusión. Es un macho. El más grande con unos colmillos espectaculares. Me acerco a él. Tiene la altura de un primer piso. Es maravilloso. Aprendo a subir a su lomo. El elefante se arrodilla. Mi pie derecho sobre su pata derecha ( primer escalón) ; mi pie izquierdo en la horca que forma el domador con su cola ( sin miedo, soy como una mosquita para él); y con el impulso, pie derecho en su culo y me agarro a la cuerda que cruza su lomo desde la cola hasta la cabeza. Escalo, subo hasta un asiento acolchado con una mini barandilla de seguridad. La sensación es Quiero gritar de alegría. Empieza a moverse. Me balanceo con él. Entro en la selva para grabar. Se nos ocurre, una vez parado el elefante, probar a ponerse de pie sobre él. El domador nos advierte que no es seguro. Aún así, lo hacemos. Es imagen de Pekín Express”.
  • “Una vez empieza el partido, el equipo disfruta de él en una particular tribuna. En ese ratito, nos contamos nuestras aventuras de la noche anterior. Cristina, Hernán, Gonzalo y Javi pasaron horas muy complicadas. No acabaron de entenderse con los guías locales y acabaron durmiendo en un hotel infecto sin electricidad. Sin una mísera palangana. Tan mal estaban que decidieron irse a la azotea y montar allí las tiendas. Campamento tejado. Habitación a 50 grados y sin electricidad, con ventiladores inútiles. Durmieron bajo las estrellas. Y esto puede sonar muy romántico en principio, al menos hasta que empezó a llover en plena madrugada. Acabaron en las habitaciones, deambularon hasta ellas. A las cinco de la mañana, desmontaron el campamento de la azotea y se fueron”.
  • ANOTACIONES DESDE BUDDHA CHOWK ( EL PUNTO DE ENCUENTRO DE LAS PAREJAS MIXTAS A 50 KMS DE LUMBINI)
    “Que las mujeres enseñen el escote, las piernas y se líen un cigarro, no debe estar muy bien visto aquí”-me dice Mary rodeada de cien nepalís que la observan hipnotizados.
    1

    Uno apoyado en cuclillas mira directamente a los ojos. En posición con los brazos cruzados parecen no tener nada que hacer excepto mirarnos. Todos son hombre o niños. El único que está trabajando está cerca de una bomba de agua fregando las vajillas de metal del restaurante más cercano. Hay miles de moscas, por no decir millones, y hace un calor pegajoso y difícil. Son las ocho y media de la mañana y esto acaba de empezar. Mary mira a su alrededor y dice “Pues nada, aquí, pasando la mañana chavales”.
  • Recibimos un mensaje del médico, Leticia, nuestra redactora todoterreno conocida por “estamos como queremos” ha sufrido anoche un accidente.
  • Se ha arrancado la uña del dedo gordo del pie en uno de los sitios imposibles donde los equipos tienen que dormir. Se la han llevado urgentemente a Katmandú para operarla. La preocupación del médico es la posible infección de la herida en India. La preocupación de Leti es llegar a Bombay. No se quiere ir. Los que se van seguro son Hernán Pérez y Antonio Montero.
  • Pasan con sus maletas por un corredor en el jardín del hotel de Lumbini. Alguien grita: “ Un aplauso para los que se van”. Nos levantamos y les hacemos un pasillo aplaudiendo. Antonio se gira y nos dice por última vez:
    “! Espartanos! ¿Cuál es vuestro oficio?”
    LUMBINI
    Lumbini, meta de la octava, es una ciudad consagrada a Buda; como ciudad natal de fundador del budismo, es un importante centro de peregrinación para los seguidores de esta creencia. El centro exacto de la ciudad está ocupado por el templo de Maya Devi, que señala el lugar exacto en el que la reina del mismo nombre dio a luz, bajo un árbol de sal, al profeta. La zona de Desarrollo de Lumbini es un interesante recinto, diseñado en 1978 por el arquitecto japonés Kenzo Tange, que acoge templos fundados por congregaciones budistas de todo el mundo.