Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un regalo para todos

Como cada semana Frank os regala sus fotos. Hoy, además, os cuento cómo es este pedazo de artista. Lo que escribí sobre él en Nepal. 
Diario79p7


“Frank es mi cámara en la segunda parte de este Pekín Express. También fue el año pasado el cámara de Paula Vázquez. Ha hecho cinco o seis ediciones del programa entre las ediciones francesa, belga y española. Es listo y muy rápido. Tiene el talento innato de quien sabe ver tras un objetivo lo que otros nunca encontrarían. Es bueno, muy bueno. Y es un amor de tío. Cada mañana, aparece en la furgoneta cantando canciones clásicas de amor. Anda, preferiblemente, descalzo y se preocupa insistentemente por la colocación de su pelo. Tiene los ojos azules, tan claros como él. Es espigado y coqueto. Chistoso pero no coñazo. Nunca lo he visto quejarse .Viaja con una cometa que aprendió a volar en Tarifa cuando se enamoró de una italiana. Escucha lecciones de español en cada viaje. Y le gustan estas coletillas: ¡Claro, claro! Y ¡Por favor, por favor! Frank es muy alto, de una belleza de casino, clásica. Un Armani Prive-decimos nosotras. Hoy ha aprendido a decir: calcetines, paraguas, furgoneta y, lo que más le ha costado, pegatinas. Acaba de lanzar una silla amarilla al aire para fotografiarla con mil fondos por el mundo. Insiste “la silla tiene que ser amarilla”. Siempre”. <br>
Y ahora, lo mejor: sus fotos.