Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Por qué llamarlo La Ruta del Gecko?

En primer lugar, deciros que un gecko es, por definirlo de una forma muy simple, una especie de salamanquesa asiática. Un lagartito que camina por todas y cada una de las paredes de Asia para devorar insectos y otros lagartos más pequeños. En este viaje, todos hemos agradecido la compañía de los geckos por su capacidad cazadora y, por otra parte, hemos acabado de ellos hasta el moño porque, a diferencia de las salamanquesas, estos hacen mucho ruido. Conciertos nocturnos de geckos llamando a las hembras que no nos dejaban dormir. Muchos de los integrantes del equipo lograron reproducir el sonido del gecko casi a la perfección como Jesús Sanjurjo y, poco a poco, de chiste en chiste, el animalito se convirtió el protagonista del viaje. Tanto que ya os contaré más adelante una anécdota aterradora en una habitación con comando cazador incluido. Una buena amiga y redactora del programa, Cristina Jiménez, me dijo un día que podíamos llamar al blog La Ruta del Gecko porque es nuestra pequeña aventura ( la del lagartito) frente a la gran aventura de La Ruta del Dragón. Nos gustó la idea a todos. Y este es el resultado. Directora de carrera en la pantalla y pequeño gecko aventurero en este blog, quiero haceros llegar nuestros mejores momentos en la aventura. Y os aseguro que han sido muchos e inolvidables. ¡Vivan los geckos pekineros!