Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un estómago a prueba de dragones

Esta edición de Pekín Express: La Ruta del Dragón nos ha enseñado mucho acerca de nosotros y de nuestros estómagos. Después de tantos viajes juntos, hemos entendido que nuestro cuerpo también se han transformado. La sensación de rechazo, asco por algún alimento desconocido, desaparece. Aunque, como iréis viendo en este diario de viaje: La ruta del gecko, hay algunos manjares asiáticos que se nos resisten año tras año. Por ejemplo, lo que encontramos en este traslado. Todavía recuerdo su olor una vez cocinadas en un puente de Fenghuang en la ruta pasada. Arcadas.