Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La cena de la gallina y el pez sin nombre

Esta aventura lo es también para el paladar. Son muy pocos los días en los que podemos comer caliente. En cuanto hay una oportunidad, hay que aprovecharla. Este es un alto en el camino. Un restaurante, bar de carretera. Tú pides y luego, viene lo que viene.