Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las tribus

Los Shiwiar son una tribu afable, divertida y que siempre muestra su respeto absoluta por el entorno que les da la vida: la selva. Son muy conscientes de que viven en un lugar peligroso y por eso exigirán a los Merino que sepan desenvolverse en ella. Todos los días se mueven en canoa para llegar a los lugares donde cazan animales (monos, tortugas, caimanes) y buscan las plantas necesarias para alimentarse.
El jefe de la tribu se llama Yambía, muy paciente pero estricto si hablamos de trabajo. Los Shiwiar no soportan las discusiones y que les levanten la voz.
Los Tamberma son rudos e impacientes. Como el agua escasea en la zona de Togo en la que viven y deben hacer grandes caminatas para buscarla, no toleran el despilfarro de agua. Los hombres son grandes trabajadores de la tierra y pueden pasarse toda una mañana bajo el sol y a 40 grados de temperatura trabajando en el campo. Las mujeres se encargan de construir y reparar las pintorescas casas en las que viven. Estas casas tienen formas de pequeños castillos. La materia prima con la que las construyen es agua, tierra y estiércol.
Son muy sexuales y polígamos. El sexo no es ni mucho menos un tabú. Les gusta que sus visitas estén cómodas y le ofrecen todo para que estén bien pero pierden la paciencia cuando su buena voluntad no es retribuida por sus visitas.
Son grandes cocineros. En su menú está la rata, el murciélago y sólo como una delicatessen los perros.
El jefe de la tribu se llama Samsamú aunque algunos miembros de la tribu también los llaman Sam Sam. Es muy exigente con el trabajo pero eso no le impide ser el más gracioso del poblado.
Los Suri son machistas y bastante arbitrarios. Lo que dice el jefe Arbulá va a misa y quien no responda como él espera es desterrado.
Los hombres son pastores y pasan su tiempo yendo al río a bañarse desnudos y a pintarse todo el cuerpo con los pigmentos de colores que sacan de las piedras. Las mujeres son las que llevan la carga del trabajo pesado. Ellas se encargan de buscar leña, buscar agua, criar a los pequeños y preparar las comidas. Mujeres y hombres duermen separados. La gran característica de las mujeres Suri es que la gran mayoría de ellas se dilatan los labios para introducirse un plato hecho de cerámica. Cuanto más grande sea el plato que logre colocarse más será la dote que un hombre pague para casarse con ella.

Comen diariamente una pasta de maíz y en ocasiones especiales matan una cabra para comer. Cuando alguien está débil o mal alimentado beben sangre de vaca. No matan a  las vacas porque son el bien más preciado para los Suri.
El jefe Arbulá puede ser algo dictatorial pero ante todo dice que es así porque defiende a rajatabla la cultura Suri.
Sin duda este personaje dará mucho que hablar.