Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jesús Andreu: “Me preocupa la adecuación de la formación a los nuevos tiempos”

Jesús Andreu: “Me preocupa la adecuación de la formación a los nuevos tiempos”Noticias Cuatro
Funcionario de carrera  - pertenece al  Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado- Jesús Andreu dirige la Fundación Carolina desde abril de 2012.
La Fundación existe desde el  año 2000 y se llama “Carolina” por Carolus; el año de su creación se celebraba el 25 aniversario de la jura del rey Don Juan Carlos y el 500 aniversario del rey Carlos I. El Rey es el presidente del  patronato, el presidente del Gobierno de turno el presidente ejecutivo  y en el patronato también están la vicepresidenta, cuatro ministros y los presidentes de las empresas españolas más internacionalizadas .
Jesús Andreu nos explica que el objetivo de la Fundación, que es público-privada,  es estrechar vínculos  con Iberoamérica desde el punto de vista cultural y educativo. La principal actividad consiste en proporcionar becas a estudiantes  iberoamericanos que destaquen por su excelencia,  para que realicen en España estudios de postgrado o doctorado, con la condición de que,  al finalizar, regresen a sus países de origen “para que nadie pueda pensar que queremos quedarnos aquí con el mejor talento de allí”, aclara Andreu. “Queremos que con ese talento mejoren sus sociedades y toda Latinoamérica”, asegura.
La Fundación Carolina tiene además un Programa de visitantes de todo el mundo,  para traer a España a “líderes emergentes” . Se les preparan actividades adaptadas a sus intereses pero siempre reforzadas con aspectos culturales y artísticos españoles.
Y en el futuro ¿alguna novedad?.  El Director de la Fundación nos desvela que existe un proyecto para prestar especial atención a los hispanos que viven en Estados Unidos que hasta ahora no se beneficiaban de sus becas. “Es una comunidad llamada a ser cada vez más importante”, asegura, “tienen un sentido de pertenencia a Estados Unidos pero  siguen manteniendo sus costumbres  y,  por supuesto, su lengua.
Estos días la Fundación, que a lo largo de su existencia ha dado 16.000 becas, se está poniendo en contacto con los 555 estudiantes que este año disfrutarán de una beca.  Cada estudiante cuesta unos 10.000 euros  y para manutención lo mínimo que se da ahora mismo son 750 euros al mes.
El país de origen de más estudiantes es Colombia porque “su sistema educativo  está muy evolucionado, nos cuenta Andreu. Le sigue México y en tercer lugar se coloca Argentina pero en los últimos tiempos compite con Perú y Ecuador. El director de la Fundación Carolina deja claro que ellos “no tienen cupos y todos los estudiantes compiten entre sí”. Además no hay cuotas ni política de paridad porque el 60% de las becas van a parar a mujeres   así que “no queremos paridad porque habría un 10% de mujeres inteligentes y preparadas que se quedaría fuera”, dice con firmeza .
“Me preocupa la adecuación de la formación a los nuevos tiempos”, nos dice Andreu cuando le preguntamos por su sueños. “En la formación primaria los sistemas educativos  se parecen más al siglo XIX que al XXI” y su sueño es que esto deje de ser así; que se ponga fin al divorcio entre formadores y empleadores y que la universidad española cree nuevas disciplinas más acordes con los tiempos.
Jesús Andreu  asegurar estar muy agradecido a la tecnología y no le molesta en absoluto estar siempre conectado ;  al contrario”ya no tengo que quedarme en mi despacho solo porque estoy esperando una llamada urgente” y esto, dice, le permite tener más tiempo para sus hobbies: el deporte, por ejemplo,  sobre todo correr, pero no maratones. “Mi reto es poder seguir corriendo todos los días”, explica. Lo hace escuchando música, otro de sus hobbies al que une la lectura y es un gran defensor del libro electrónico. A la gastronomía también le dedica todo el tiempo que puede. Tiene un blog que ha sido nominado al Premio nacional de gastronomía. Escribe en él cuando viaja, en los tiempos de espera y , confiesa, “casi me ha hecho perder algún avión”.