Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pita el final del partido… ¡y se pone a celebrarlo! Polémica en Brasil por la reacción de este árbitro

Polémica en Brasil por la efusiva celebración de este árbitro tras pitar el final del partidocuatro.com
No es común ver festejar a los árbitros tras el pitido final de los partidos. Exigidos de imparcialidad, suele ser habitual verles carentes de emociones mientras desempeñan su labor sobre los campos de fútbol.
Sin embargo, esta madrugada en Brasil ha sucedido todo lo contrario. Ricardo Marques Ribeiro, colegiado de la FIFA que estaba dirigiendo el encuentro entre Sao Paulo y Gremio, fue noticia por su eufórica celebración tras señalar el final del partido.
Pronto, las especulaciones salieron sobre la palestra. Hay quienes denunciaron en Twitter una posible imparcialidad por su parte, sosteniendo la posibilidad de que el arbitraje hubiera sido fraudulento y atendiera a intereses particulares. Sin embargo, la mayoría de aficionados le restaron trascendencia al gesto y la calificaron como una simple excentricidad por su parte.

No obstante, tras coger el camino al túnel de vestuarios, Marques Ribeiro no tuvo ningún problema en reconocer a los medios brasileños el motivo real de su celebración..
"Solo intentaba exteriorizar mi satisfacción por el deber cumplido. Sé que no es el procedimiento habitual, que lo normal es pasar desapercibido. No pensé que tendría esa repercusión", comentó.
Preguntado sobre la polémica que había provocado su reacción, se defendió de las críticas. "Algunos compañeros me han felicitado por la actitud y por mi forma de vibrar con el deporte. Al fin y al cabo, los árbitros somos seres humanos movidos por pasiones, debilidades, limitaciones… y en algunas ocasiones, nos gusta expresar nuestras emociones. No somos máquinas y por eso no me contuve", sentenció.