Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La odisea de Payet en el West Ham: Escupitajos y pisotones a su camiseta

Payetcuatro.com
Lo que le está pasando a Payet en el West Ham es complicado. El jugador francés ha pasado de ídolo a demonio, y es que después de que se declarara en rebeldía hace unas semanas, el club británico le ha dado totalmente la espalda. El delantero señaló su deseo de salir del equipo en el mercado de invierno, y afirmó que no jugaría más hasta que no le vendieran. Esto ha creado una tensión muy grande en el West Ham, y el intercambio de golpes entre jugador y club han sido tremendos.
"Hemos dicho que no vamos a vender a nuestros mejores jugadores, pero Dimitri Payet no quiere seguir jugando con nosotros. Pero no vamos a venderlo. Hablé con el presidente y este no es un asunto de dinero. Le ofrecimos un contrato de larga duración porque queríamos que se quedara", dijo Slaven Bilic, entrenador del Hammer, hace unas semanas.
La cuestión no se resuelve y hay varios equipos esperando a lo que ocurra. Mientras tanto, Payet vive un viacrucis en su propia casa. El club le ha dado la espalda completamente, le ha quitado su dorsal en el estadio, y los aficionados le odian. En el último partido de liga en casa, varios hinchas colocaron una camiseta de Payet en las puertas de acceso a modo de felpudo. Algunos hinchas escupieron la camiseta y la pisaron en varias ocasiones. El club ha tenido que colocar a un miembro de seguridad en el cartel en el que aparece el jugador en el exterior del estadio. Pare evitar posibles incidentes y pintadas. ¿Qué te parece? ¿Quién se equivoca en esta situación?