Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

David Campayo: de las paellas en familia y jugar en el Villarreal, al 'platanazo' a Alves

campayocuatro.com
La Policía Nacional ha detenido a David Campayo por lanzar un plátano al terreno de juego durante el Villarreal – Barcelona del pasado fin de semana. El aficionado, cuya actitud en el estadio fue absolutamente reprobable, ya ha sido expulsado de la grada de El Madrigal para siempre. Convertirse de cara a toda la sociedad, con la ayuda del linchamiento mediático, en la versión más zafia del racismo ha sido el otro castigo que está sufriendo por su acción.
David, de 26 años, va a tener toda una vida para arrepentirse de su infinita torpeza, de un gesto bochornoso que le va a alejar para siempre de uno de sus grandes amores, el Villarreal. Un club en el que el mismo militó como jugador en categorías inferiores hace varios años.
campayo
Una pasión que ha sabido transmitir a sus dos hermanos gemelos, Joan y Álex, que el año pasado jugaban en el Cadete B del Villarreal como delantero y portero, respectivamente. Ambos lograron pasar al Juvenil B del equipo castellonense aunque actualmente no figuran en la plantilla de ninguno de los equipos de las categorías inferiores. Según sus respectivas cuentas de Twitter, Álex seguiría siendo jugador del Villarreal mientras que su hermano Joan militaría en el CD Roda, equipo asociado al club amarillo.
tuits
El otro gran amor de David es su familia. Con ella estará pasando en estas horas uno de los momentos más difíciles de su joven vida. En su cuenta de Twitter, no faltan las fotos  de cumpleaños, comidas de fin de semana y fiestas de guardar. David se confiesa devoto de la paella de su ‘pare’ y de “la más guapa”, su madre.
Pero por encima de todo, sus dos hermanos ocupan un hueco privilegiado en su corazón. Ya sea para darles ánimos, para acompañarles al gimnasio a recuperarse de una lesión o para felicitarles por sus éxitos, los ‘minicampayos’, como él los llama, son sus dos pequeños héroes.