Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Clásico del despelote

El pulgar hacia arriba, la toalla en la cintura y click, click, pa-ta-ta. El vestuario del Barça celebró su victoria ante el Real Madrid este sábado en pelota picada y se lo enseñó al mundo vía redes sociales, que para algo están. Ya lo dijo Xavi, ganar el Clásico es comparable a un orgasmo, y esa sensación del trabajo bien hecho, de victoria, de relax, bien merece una foto para la posteridad enseñando cacha. Salvo Martino y alguno más que debió moverse y no salió en la foto, casi todos en la caseta azulgrana quisieron enseñar su abdominal al mundo mundial.
Neymar, que casi nunca regatea este tipo de posados, se dejó ver tanto o más en los tuits de sus compañeros que sobre el rectángulo de juego. Que si foto en Instagram con gesto pactado con mi colega Alves y carita de Messi…

… que si pulgar hacia arriba y carita de Mascherano y Messi, también con carita y ahora con la camiseta al revés…

Bueno, lo normal cuando eres uno de los protagonistas de la noche. El otro, Alexis, también quiso acaparar flashes y se atrevió con posados más, digamos, sugerentes. Aquí abrazo con mi amigo Pinto, bueno, el amigo de todos, metiendo barriga.

Aquí con mi compai Tello, buscando el contraste. Uno prácticamente desnudo y el otro listo para salir de sábado a dar una vuelta…

No sabemos si hubo consigna pero lo cierto es que dentro del vestuario blaugrana pocos reprimieron las ganas de enseñar carne. Cesc, que suele medir los tiempos en sus tuits, celebró el partido 500 de su carrera de esta guisa…

Pero claro, que nadie se extrañe, si dos pesos pesados, dos capitanes, dos cracks como Xavi y Valdés también se toman ciertas libertades, ¿cómo no lo van a hacer el resto?

Parece que, si ganar un Clásico es comparable a un orgasmo, celebrarlo en el vestuario puede convertirse en una oda al despelote que riéte tú de Los Bingueros. Ah, sólo una cosa más, hay un jugador que no entró en el juego. Es de Fuentealbilla y tuiteó, sí, pero a su manera…