Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cierre de Iker Jiménez: la aceleración del tiempo a nivel comercial

"El tiempo, el enigma de tiempo ha motivado un sinfín de estudios, de reflexiones filosóficas… Yo seré mucho más práctico y diré cómo lo veo para plantearles el siguiente misterio. Cuando eres niño parece que el tiempo se extiende y que las estaciones son mucho más amplias, que pasa con mucha más cadencia. Siempre se ha hablado de lo relativo del tiempo, de cómo pasa cuando estamos en algo que nos satisface y qué lento pasa cuando es algo que nos duele y nos desagrada.
Se habrán dado cuenta de una cosa que a mí me deja perplejo. Ahora que estamos con los preparativos de Halloween, una tradición que dicen que es de origen céltico, dudoso, pero que tiene su impulso en los años 70 en EE.UU. Están los comercios llenos de reclamos y el tiempo… estábamos en verano hace nada. El mensaje, el impulso comercial, lo que nos dicen los medios es que estamos en otoño, que estamos en Halloween. Halloween llega prácticamente desde principio de octubre. Hace no tanto tiempo ocurría incluso dos o tres semanas después. Las navidades empiezan a anunciarse ansiosamente mucho antes. En cuanto pasa la Navidad empieza a llegar la Semana Santa, después los reclamos de verano. Dicen algunos especialistas que se usa la aceleración del tiempo  a nivel comercial para que el usuario tenga la sensación permanente de ansiedad porque lo siguiente está por llegar".