Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cierre: Esperma robot

No es lo habitual terminar esta zona de reflexión o de comentario con una imagen, pero es que me ha impresionado mucho. La imagen es el esperma robot. La universidad especializada en nanotecnología de Alemania ha probado ya con éxito estos pequeños androides que son capaces de circular por el interior de los fluidos humanos. Se ha empezado a utilizar con animales, con toros en concreto. Pero su diseño y la profecía científica que hay aquí augura un futuro en el cual estos mini robots estén dentro de nosotros.
Menudo contraste porque es la vida lo más sagrado que hay, lo más cósmico y lo más inexplicable. Y la máscara casi acerada o de aspecto de ingenio antiguo que tienen todavía estos robots. Sin embargo es la pura vanguardia a nivel científico. Hemos hablado en alguna ocasión de nanotecnología. Recuerden esos mosquitos que parecían prácticamente un insecto más y que después eran un mini robot con un chip. Todo eso que suena a ciencia ficción y que es verdad. ¿Estaremos ya en manos de los robots? ¿La tecnología nos habrá superado? ¿Esto es jugar a ser dioses o es el futuro lógico de la especie humana que sigue avanzando? El esperma no es humano, es un robot con carcasa que lleva dentro una información genética que puede ser controlado con mando a distancia por parte de los científicos para llegar a fecundar. Esto tiene dos vertientes: una nos pone la carne de gallina porque se parece muy poco a lo humano. Dicen los científicos alemanes que estas cápsulas de la imagen llevarán también medicina. Serán unos viajeros que llevarán sus elementos a través de la sangre y de otros fluidos. Serán mucho más precisos que cualquier medicina actual. Por lo que hay una buena vertiente.
Los nano robots trasportarán moléculas curativas dentro de nuestro organismo. Me ha dejado tan impresionado que creo que hay que hacer un gran debate. Esto sería ese último peldaño que nos deja con ojos como platos. Espera robot que ya se está manipulando y teledirigiendo. Se está probando en animales y abriendo un campo nuevo. Pero hay un estudio que afirma que la mayoría de las transacciones económicas del mundo están ya dominadas por los robots. Vemos cosas no humanas que se comportan de forma parecida al humano. Muchas de las transacciones ya no están manejadas por manos y consciencias humanas sino que son robots programados para ello. Están compitiendo entre ellos y hacen variar las gráficas de manera incomprensible. Para algunos de los estudiosos de la economía, esto da origen a algunas bajas y subidas que a veces no se pueden explicar. Los robots 'brokers' actuando no con la consciencia humana de un hombre que tiene que pensar en milisegundos.
Hay robots que han hecho poesía con la inteligencia artificial. También pinturas, novelas, han compuesto sinfonías. Dicen los expertos que estamos ya en la singularidad. En el momento en el que hemos creado una tecnología que se nos escapa. Pero ella sigue evolucionando y su ritmo de evolución no tiene nada que ver con la nuestra. Cada dos años se duplican las posibilidades de los circuitos integrados de la robótica informática. La gran pregunta es si va a ser bueno y si vamos a vivir más años. ¿Vamos a derrotar enfermedades? ¿Vamos a poder ver la vida con unas dimensiones nunca antes imaginadas?¿O todo esto nos trae un escalofrío porque sabemos que hay algo que no encaja? Hay una especie de extraña impresión de que quizá no es el camino.
¿Qué le parece si la semana que viene nos zambullimos en este tema? Gracias por su apoyo y por la ayuda porque nosotros seguimos enfrentándonos a retos televisivos que también dan su miedo en ocasiones. Pero para nosotros no porque sabemos que contamos con ustedes. Nos lo han hecho saber una vez más. Muchas gracias y si les apetece la semana que viene tratamos la rebelión de las máquinas.