Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cierre: El código genético

Hay algunos temas que gozan de una enorme popularidad, de un gran impacto como por ejemplo el tema de los Annunakis. Resumiendo, vienen a ser los que nos crearon o los que rellenan los huecos que no conocemos. La historia de la humanidad es muy compleja y sigue teniendo agujeros negros que tenemos que resolver. Esos agujeros negros han intentado ser rellenados de muy diferentes formas desde que el hombre es hombre. Las religiones como un primer impulso, quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos. Hay teorías y científicos que piensan que inventamos a los dioses para explicarnos esa incógnita. Y otros que dicen que es una cuestión puramente natural sentir esos dioses porque la naturaleza no ha surgido de la nada.
Lo que es verdad es que el ser humano es prodigioso porque ese homínido que evolucionó, venido de un entorno absolutamente pobre para su desarrollo, ha acabado llegando a la luna. Ese mono humano ha acabado leyendo su propio código. Algunas veces hemos oído hablar cómo es el libro más misterioso. Decían el código secreto de la Biblia. En la Biblia se podrá creer o no pero el código genético lo llevamos dentro. Es curioso porque van pasando los años y se hacen descubrimientos asombrosos dentro de nuestra humanidad. Si uno mira su mano, e intenta imaginar sus venas y su sangre, llega hasta sus células, entra en ellas y llega hasta la doble hélice. Eso viene desde el inicio del universo y hay miles de generaciones para llegar hasta eso. Miles de angustias, de amores de batallas y de depresiones. Toda la historia contenida en las más pequeñas motas de lo que somos. Nosotros mismos hemos llegado a descubrirlas, a saber que eso es importante y que nos modifica.
Hace apenas un par de semanas y prácticamente a los 60 años del descubrimiento de la doble hélice del ADN se descubre otra cosa. Hay un segundo lenguaje o un segundo código cifrado que modifica el primero. Es visible la doble hélice y que hay ahí. Nos la sabemos de memoria pero resulta que hay una computadora que está detrás. Veremos hasta dónde llega eso. De momento los genetistas, que son los detectives de la propia vida, están llegando a conclusiones asombrosas. La última es un bombazo aunque no salga con fuerza en los medios. Hay mucha desgracia y muchas noticias frívolas y poco espacio en las portadas. Pero han logrado leer trozos de código muy complejos de antiguas especies que vivieron en la tierra en Europa. Hace 50 mil años en Europa coexistíamos nosotros, los primos neandertales y los denisovanos. Ahora, con varios fragmentos, han descubierto que esos tres tipos de ser humano que poblaban la tierra estaban combinados o habían sido sembrados genéticamente por otra especie. La cuarta especie. Pero de esta no se ha encontrado nunca nada. Es una historia inquietante y fascinante.
La genética nos ha demostrado que sabíamos nada que toda la evolución y que todo lo que nos habían contado con esas lupas tan potentes empieza a no ser así. La genética es el verdadero código real que nos dice quiénes fuimos, de dónde vinimos y quiénes estuvieron con nosotros y que nos hibridamos. La hibridación era una risión absoluta. Cuando hicimos el documental de 'El salto infinito' en el 2009, simplemente mencioné entre los científicos esa posibilidad que nosotros hubiésemos tenido hijos con los neandertales o con otras especies. Eso era ridículo. Vayan a las revistas científicas y contemplarán los trabajos revolucionarios. No sólo nos mezclamos con neandertales sino con las otras dos especies. Pero de una no queda nada. ¿Dónde fueron? ¿Dónde están? ¿Quiénes eran? No me extraña que los que creen que hubo una intervención extraterrestre en cierto momento de la historia y que nos pusieron el chip en la cabeza que hace que lo que haya antes no sea nada parecido y que de repente tengamos todo esto que tenemos. Conciencia, arte, religiosidad, lenguaje, no son pocas cosas. Después escritura. Pues nos lo puso alguien que se marchó. Hizo un experimento y se marchó. Esto puede ser fantasía hoy, pero ¿dentro de cien años? Muchas fantasías de antes ahora son verdades científicas. A ver si el tema de los extraterrestres en el fondo son grandes historias que se repiten porque desde lo más remoto se tiene una consciencia de que eso pasó. El tema de los dioses que llegaron del cielo y nos pusieron el 'pen drive' para ser como somos. Habrá que seguir tocándolo quizá dentro de muchos años si sigue este programa en esta misma mesa tenga que decirles que en las revistas científicas resulta que ese gen que nos mutó es de otros mundos y de otros planetas. Podría ser, quién sabe. Mantengamos la esperanza porque de nuestro pasado lo que sabemos es que no sabemos nada.
Hasta dentro de siete días amigos...