Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿QUIEN REMATÓ A COUSO?

 
José Couso parecía que intuía que algo terrible podía sucederle. Quizá fue una premonición o ese instinto que desarrollan los que se mueven en terrenos muy peligrosos. Como los valientes no  eludía el cuerpo a cuerpo, pero no era temerario, quería vivir , tenía familia, amigos y un horizonte lleno de imágenes que quería captar con su cámara. Se tenía que haber ido de Irak, pero no lo hizo y murió con la imagen  de unos tanques americanos que apuntaban hacia él.
 
Captó las pruebas de su propio asesinato y aunque el resto del mundo pudo verlo, interesaba la impunidad, se imponía la ley del silencio. El dolor de la familia no le restó fuerza, periodistas , amigos y ciudadanos responsables iniciaron un movimiento en busca de la verdad y la Justicia. El gobierno de Aznar les dio de lado, de hecho él mismo sufrió un plante de cámaras en una de sus comparecencias.  Con el cambio de gobierno parecía que se abrían otras esperanzas. Pero si en un principio se defendió la dignidad de España como país, la necesidad de acercarse a la Administración americana hizo que el comportamiento se torciera y que las presiones hicieran su efecto. El Fiscal General del Estado quiso cerrar el caso  y sólo el amparo del Tribunal Supremo y de los Jueces que han asumido su propia independencia han posibilitado que el caso siga adelante.
 
La familia de Couso no podía creer que su propio Gobierno se pusiera del lado del agresor , intentando cerrar  el caso de un ciudadano español  asesinado . Pero las filtraciones de Wikileaks publicadas por El País lo han confirmado. Nadie responderá ahora a esas filtraciones porque son "peligrosas para la seguridad". Volverá la apisonadora, pero siempre hay un juez justo y alguien que mire y que no esté dispuesto a jugar el eterno papel de víctima.