Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

OBESOS MENTALES

¿Debe el Gobierno regular lo que comemos para luchar contra la obesidad?, ¿es la obesidad un problema individual o hay que abordarlo como una epidemia?. Es una polémica que ha llegado a Estados Unidos por la prohibición de regalar juguetes con la comida rápida y que, por tanto, aquí tenemos a la vuelta de la esquina. Si allí es un problema acuciante aquí, en teoría protegidos por la dieta mediterránea, está al caer, porque no llevamos tan buen camino como pensamos.
 
Decía el gran Fernando Savater en una entrevista reciente que se ha desatado la Inquisición; y es verdad que, en muchos casos, estamos encorsetados por lo políticamente correcto, pero en las cuestiones de salud, si no hay intervención del Estado quedamos desprotegidos frente a los intereses de las grandes multinacionales y su capacidad de penetración a través de los medios de comunicación. Prohibir el exceso de grasas animales o vender determinados productos en los colegios, proteger en definitiva un tipo de alimentación que se ha mostrado equilibrada y saludable, debe ser una prioridad del Gobierno. Del mismo modo que un problema sanitario de envergadura como el del tabaco, no se puede eludir.
 
Hay que ser flexible en todos los ámbitos de la vida ; es penoso ver enrocarse a alquien en alguna creencia por el hecho de que la haya llevando colgado toda la vida. Preguntado Savater por qué valor primordial enseñaría respondió: "La capacidad de persuadir y de dejarse persuadir. De tener convicciones y atreverse a frecuentar ideas diversas sin miedo". Pues eso.