Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un mundo increiblemente remoto (2 de 3)

Ahora miramos atrás y nos damos cuenta que hemos conseguido algo muy difícil
En el monasterio de Saldan

Seguimos ruta una vez descendido el gran paso de montaña de 5.400 metros de altura y, al atardecer, aparece ante nuestros ojos el monasterio de Shey, de 600 años de antigüedad, un centro de peregrinaje budista que se encuentra frente a las llamadas montañas de cristal
En la cima del paso de Saldang Pas de 5.100 metros de altura

Al día siguiente emprendemos camino hacia Namgjun, otro monasterio aislado en mitad de la nada y de semejante altitud, pero antes nos espera otro collado de 5.100 metros que se nos hace muy largo, sobre todo por el intenso frío.
Gentes de Saldan

De aquí parten todas las caravanas que atraviesan el Himalaya hacia el Tíbet en busca de la sal para comerciar con ella en las tierras bajas del Nepal.