Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"En este episodio sufren todos"

callejacuatro.com
El tercer episodio de 'Desafío en el Abismo' ha sido uno de los que más me ha marcado. Las ruinas de Tikal son increíblespuedes sentir la fuerza de los templos mayas, y hablo físicamente. Es como si sintieras en el cuerpo el peso de la historia de lo que te rodea, su magia… es alucinante. Pero lo mejor es que para llegar hasta allí tuvimos que atravesar la selva a pie durante tres días, y ya sabéis que lo que a mí me gusta es mancharme de barro y descubrir caminos nuevos, siempre descubrir.
Imaginaos el escenario: un calor de 35 grados, una humedad del 85% y una selva cerrada con kilómetros inundados y llenos de barro… Los animales, las plantas, los insectos, todo lo que nos rodeaba quería echarnos, que nos rindiéramos, porque estábamos invadiendo su territorio. Pero luchamos y mucho; a Raquel la pobre le dieron varios ataques que… bueno, mejor lo veis. Aunque no fue la única que sufrió, en este episodio sufren todos, hasta los más fuertes como Raúl.

Para que os hagáis una idea, os voy a contar cómo fue el primer día: nos trasladamos desde la ciudad maya de Yaxhá hasta el primer campamento. Pensábamos que se trataba de la etapa más sencilla, pero en la selva no hay nada seguro y lo que en un principio es un simple traslado se puede convertir en una pesadilla… Algunos coches quedaron atrapados en el barro, y otros destrozaron el motor. Perdí a los aspirantes… que siguieron a pie en una contrarreloj para evitar la noche. Esto provocó las primeras crisis de Raquel. Además, con las prisas y los nervios, se dejaron atrás sus mochilas y perdieron las linternas, el agua, la comida, todo. Así empezamos, ¿cómo acabamos? Difícil de contar con palabras, es mejor que lo veáis.
¿Suena impresionante, verdad? Pues aún pasó algo en este episodio que me impactó todavía más que el trekking, la selva, las ruinas mayas, y los monos aulladores que saltaban entre los árboles sobre nosotros todo el rato. El momento más emocionante es cuando Izar, con lágrimas en los ojos, me dice que ha venido a “Desafío en el Abismo” a buscar su motivación, que quiere recuperar las ganas de vivir y sabe que conmigo lo puede conseguir…