Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mensaje de Jesús Calleja por la polémica con los perros


Amigos, lamento profundamente que algunas imágenes del programa de ayer os causaran impresión. Estoy un poco sorprendido con la reacción de alguno de vosotros. Yo soy el primer defensor de los animales. Tengo 4 en mi casa, se llaman: Bhutan (san molledo), Babu (pastor alemán), Dago (pastor alemán), y Jule (Bouvier de flanes). Dos de estos perros los adopte en la perrera municipal. Los quiero y los cuido, son una auténtica familia para mí.
El desafío en Groenlandia consistía en alcanzar el glaciar de Humboldt en trineo de perros como lo hacen los inuit (popularmente conocidos como esquimales), una forma de vida ancestral a punto de extinguirse. Nosotros hemos contado con veracidad cual es la convivencia de los inuit y sus perros (que por cierto quieren y respetan, porque dependen de ellos).
Creo que os ha causado impacto la escena en la que los perros se atascan bajo el trineo. Eso es habitual en el manejo de estos vehículos, los perros no sufren ningún daño. En cada ocasión salen del revoltijo debajo de la nieve que les acolcha y se incorporan a la manada sin más; ni heridas, ni rasguños, además los trineos están adaptados con un gran espacio debajo precisamente para eso, alojar los perros que se cuelen sin ningún riesgo para ellos.
En cuanto al manejo del látigo, se hace de forma que el chasquido se produce en el aire, hacia la izquierda o derecha, para que sepan a donde dirigirse, según oigan el ruido, y delante de los perros nos poneos también con el látigo para que no echen a correr y perder el transporte. Nunca se les pega, repito jamás, al menos así lo hemos hecho Ramón y yo, tal y como nos adiestraron los Inuits.
Cuando se pelean no puedes intentar sepárales, porque lo harían aún con más violencia, e incluso hay muchas posibilidades de que te ataquen, son muchos los casos. Siempre escuchamos los consejos de los Inuits que son los que saben manejar cada situación. Esto no es un juego, es su única manera de supervivir, de procurarse la comida en largas travesías, de llevar a los niños a las escuelas, de juntarse las familias de una aldea con otra, no existe otro medio de hacerlo. Es la realidad, que fielmente hemos contado Los perros inuit son una raza muy brava, semi-lobos, no se parecen a los perros que conviven con nosotros en nuestras casas, y por ello debes estar al tanto en el trato con ellos.
No hemos fingido, ni edulcorado la realidad. No es nuestra forma de contar las cosas que suceden en los países lejanos. Nosotros queremos contaros las cosas como son, con verdad, y los perros son absolutamente vitales para estos Inuit. En Thule no existen motos de nieve, y este es el único transporte.
Son cientos de años de evolución para alcanzar el medio de transporte más idóneo en el crudo clima ártico, sin peligro en ningún caso para los perros, pues son tan importantes como su familia. ¿Alguien haría daño a su familia? De todas formas os pido disculpas si algunos planos os han molestado. Intentaré corregir eso en el futuro, os lo aseguro.