Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Llegamos a Mongolia

Edu Soto 'el neng de Castefa' con Jesús Calleja en Desafío Extremocuatro.com
"Aquí estamos de nuevo, metidos en otra aventura! Acabamos de llegar a Mongolia y tenemos por delante un nuevo proyecto, muy bonito y que nos hace mucha ilusión porque este país es uno de los grandes desconocidos del mundo.
Es el más despoblado, cuenta sólo con 2.830.000 habitantes, de los cuales casi la mitad vive en Ulan Bator, la capital, en un país que es como ¡tres veces España! Se caracteriza, sobre todo, por sus llanuras gigantescas a mucha altura y unas montañas espectaculares, y es que Mongolia cuenta con las increíbles montañas del Altair, donde iremos en los próximos días.
Aquí estamos, recién aterrizados en Ulan Bator, la capital.  Está en  mitad del continente (a cientos de kilómetros  de cualquier costa) y tan alto (a 1.350 metros) que registra las temperaturas más bajas del mundo. Su media es de -1´3 grados, pero en invierno alcanzan entre 25 a 40 bajo cero... ¡y aquí el invierno es muy largo! Así que es un  lugar bastante inaccesible y aislado durante gran parte del año. Curioso que el mítico Gengis Khan fundara desde aquí el imperio terrestre más grande del mundo, y que llegara a conquistar Asia y la Rusia europea... ahora, sin embargo, es un país que pasa inadvertido, con un porcentaje muy alto de nomadismo. Hay muy pocos asentamientos estables en el país, todo el mundo se mueve en función de los pastos, alojados en esas tiendas tan características, las yurtas, que montan y desmontan rápidamente. La verdad es que tenemos una oportunidad increíble en este Desafío Extremo de conocer un país tan enigmático, tan inhóspito, y tan nómada!
Aquí conviven dos tipos de nómadas: los nómadas mongoles, budistas (sólo Bhutan y Mongolia profesan la religión budista tibetana) y los nómadas kazajos. Será fundamental que tengamos relación con ellos para alquilarles camellos y caballos y llegar al campo base del Khuiten, nuestro objetivo, el pico más alto de Mongolia, donde nos espera una aventura fascinante. Aunque no es muy alto (4374 metros), estaremos en una de las cordilleras más frías del planeta. Además, en la temporada en la que vamos el tiempo es muy, muy cambiante. De hecho, muchas de las expediciones que intentan subirlo, con frecuencia tienen que dar marcha atrás debido a un giro imprevisto del tiempo, en menos de un segundo se monta una tremenda, con vientos huracanados, feroces, y descensos térmicos, nevadas intensas y baja visibilidad, y todo esto en un lugar en el que no hay nada ni nadie...!  Sólo para llegar al pico hay que superar un glaciar de 19 kilómetros, minado de grietas... así que no, aunque no sea un pico alto, ¡no bajaremos la guardia! 

¿QUÉ PASA NENG...?
¡Y para complicarlo más nos hemos traído a Edu Soto, al Neng de Castefa!! Ese personaje que me ha parodiado  muchísimo en la televisión, y al que le tenía especiales ganas! Ahora está aquí, con nosotros, en nuestras manos, y va a saber lo que es la montaña de verdad, el alpinismo … (se parte de risa con lo de lo de mear en un bote cuando hace frío fuera de la tienda...), ahora va a saber lo que es bueno: escalar, portear, etc... Está acojonado,  cagado de miedo... pero ha aceptado el desafío, así que no se escapa! 
Mañana nos dirigiremos al lugar en el que  entrenan aquí sus principales y más importantes deportes:  tiro con arco, carreras de caballos y lucha libre. En dos días se celebran nada menos que las Olimpiadas en Mongolia que paralizan completamente el país.
La lucha libre se parece mucho a la lucha leonesa y a la lucha canaria, así que queremos ver cómo entrenan. Vamos a ver si nos dejan competir, al Neng y a mí, en lucha libre con uno de ellos, ¡con uno de esos grandotes, con esos tangas que llevan..! Va a haber risas, amigos...saldremos volando pero lo vamos a intentar! Si estamos vivos, y no me han roto ninguna costilla, ¡os volveré a escribir dentro de muy poquito!"