Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desierto tórrido

¡Hola amigos! De nuevo metidos de lleno en otro Desafío Extremo.
Esta vez nos hemos venido hasta Omán, en la Península Arábiga. Aquí se encuentra uno de los desiertos más desconocidos, calurosos y extremos del mundo. Estamos entre el Trópico de Capricornio y el Ecuador. Esta zona es conocida como “zona tórrida”: aquí se dan las temperaturas más altas del planeta, es una estrecha banda junto al Ecuador, donde sin duda las temperaturas son radicales. Hace aquí más calor que en cualquier otro lugar. Además estamos a finales de agosto, sin duda la época del año de temperaturas más extremas.

Nuestro Desafío consiste en atravesar la parte más compleja y difícil del desierto de Wahiba, donde las antiguas caravanas del incienso transportaban esta preciada resina desde el sur de Omán hasta el Mediterráneo o la India. Para ello, había que atravesar este infierno, temido desde siempre por las caravanas de beduinos, los únicos que eran capaces de conseguirlo aunque a veces nunca más se sabía de ellos, pues los largos cordones de dunas de arena se los tragaban, literalmente. Un fallo en sus cálculos y no localizar los oasis o los pozos y toda la caravana moría irremediablemente.Las temperaturas de estas tierras son considerablemente más altas que en el Sahara norte, y son las más temibles.

Peligrosos compañeros de viajes...

Me acompaña en esta expedición además de mi amigo y cámara Emilio Valdés, también mi amigo Rafa Lomana, un curioso personaje, pistero, especialista en supervivencia, y trabaja en los equipos de rescate de Sierra Nevada. Es un tipo austero que vive siempre en el frío, y esta será la primera vez que se enfrente al “infierno”.

Esta travesía que hemos comenzado tendrá unos 300 kilómetros, pero son los más difíciles. La idea es concluir en Tiwi, en la costa Este, donde partían los barcos cargados de incienso para la India, y donde se pagaban a más precio que el oro. Esto justificaba el riesgo que corrían.

Nunca antes una expedición de occidentales ha hecho esta travesía, y menos aún en la época más calurosa del año, y aprendiendo las técnicas beduinas para sobrevivir. Bien es cierto que nos ha costado mucho encontrar un beduino con la suficiente experiencia para abordar esta expedición, en pleno calor tórrido.

Los tres componentes del desafío en Omán, Jesús, Emilio valdés y Rafa Lomana.

Al final, gracias a un inglés que ha vivido aquí 12 años seguidos, que se llama Rob y que se dedica a organizar aventuras (aunque no tan radicales), hemos conseguido que nos organice esta expedición, con cuatro camellos y un beduino. Así que sin más, nos desplazamos hacia el sur, donde comenzaremos la aventura.

Ya estamos en el sur y desde una humilde aldea donde se mantienen las tradiciones beduinas -aunque ya no son nómadas- comenzamos la travesía. Lo hacemos hacia las cuatro de la tarde, pues es cuando el sol menos calienta.

La impresión que nos llevamos al caminar por el desierto de arena, con abundancia de plantas que crecen gracias a unas inusuales lluvias que se produjeron aquí hace tres meses (ahora están verdes y el desierto es un autentica belleza) es el contrate entre el desierto y la vegetación. Caminamos con una temperatura que no nos hace pensar en lo que nos espera.

Pronto se mete la noche y disfrutamos como niños, descargando los camellos, haciendo fuego y durmiendo al raso con las estrellas por techo. Es de las cosas más alucinantes que hemos hecho en nuestras vidas. Tenemos que aprender del beduino todas las técnicas posibles para entender cómo se puede hacer esta travesía, que consideramos de locos. Pero….

Las altísimas temperaturas les obligan a avanzar durante la noche, y ocultarse del sol en las peores horas del día.

En tan sólo 24 horas el beduino se pone enfermo, y tiene que abandonar la expedición. Esto supone un grave problema, pero decidimos continuar, pues el inglés, Rob, dice estar cualificado para ello. Nosotros nos confiamos, pero pronto sucederán muchas cosas…

La confianza puesta en Rob ha sido un fiasco. Pronto nos damos cuenta que sin beduino va a resultar casi imposible hacer la travesía, pero ya no es ese el problema, tenemos otros más graves… Nos hemos perdido, Rob ha confundido los puntos de referencia de su GPS, no encontramos el pozo -fundamental, para poder dar de beber a los camellos, y sobre todo, para beber nosotros-. La carga de agua la fuimos consumiendo y las reservas están casi agotadas.

La situación se puso muy fea, y el pozo sin aparecer. Los beduinos tienes unas dotes increíbles para la orientación: sin necesidad de GPS, localizan los poquísimos pozos de agua u oasis, casi sin error, e interpretan todas las señales del suelo, del aire, de la arena y casi siempre aciertan.

Nosotros, con toda la tecnología disponible, nos hemos perdido… Pasan las horas, y el día. Al segundo día, la situación es verdaderamente extrema. Seguimos perdidos, el desánimo se apodera de nosotros, seguimos dejando a Rob tomar las decisiones, nosotros estamos sobrepasados por la dureza de este lugar, del infierno de este desierto, y sorprendidos de las locuras del inglés Rob.


Ahora, perdidos en mitad de la nada, y con temperaturas en la superficie de la arena, que hemos filmado, de ¡61 grados! y 49.8 grados centígrados en el aire, estamos abatidos. Hemos decidido, a las 10:30h, parar de caminar, porque es insoportable y podemos desfallecer en cualquier momento.

Rob tampoco incluyó en el equipo una tela para construir un sombrajo. Es el líder de la expedición, a él le hemos contratado los servicios, pero no está a la altura de esta expedición. Está claro que la envergadura de esta travesía le sobrepasa y por supuesto, a nosotros.

Esa misma noche los camellos campan a sus anchas por el campamento, y nos han comido, en un descuido, ¡¡tres cuartas partes de la comida!! El agua escasea, a límites muy peligrosos: estamos en racionamiento. Y nos vamos a dormir, tirados en la arena con el cielo por techo, reflexionando en que tenemos que pedir ayuda…