Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desafío tóxico conseguido... (1 de 5)

¿Cómo nos íbamos a jugar la vida metiéndonos en ese pozo de más de 200 metros de profundidad colapsado por los gases más mortíferos que existen?



islas Vanuatu, en el Pacífico, entre Australia y las islas Salomón,


Esta  agua ácida es la que bebemos: pura lejía.
¡Pues estas cenizas nos las comemos en los alimentos!

La atalaya natural en el borde del segundo cráter interno dentro del crater Bembouw a 240 metros de profundidad. La lava a tan sólo 70 metros




Sí o sí, tenemos que retirarnos y abandonar el campo base




¿pilláis la broma?..


Tenemos que aprovechar esta pequeña oportunidad.



Vista desde el cráter Bembouw de los otros dos cráteres expulsando gran cantidad de gases muy tóxicos


Alcanzamos la cima del cráter Bembouw


¡Un cráter de 12 kilómetros de diámetro! 


900 metros de altura


Hiroshima y Nagasaki.