Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desafío en el Polo Norte

Hola amigos. Estoy en Longyearbyen, el núcleo urbano más cercano al Polo Norte Geográfico, mi próximo objetivo. Es una población situada en las islas Svalbard, de soberanía noruega. Desde aquí sólo hay 1.300 kilómetros hasta ese lugar simbólico, que en realidad es un punto abstracto definido por las coordenadas 90ª:00.
Pero antes de iniciar la expedición propiamente dicha, tenemos que acabar de preparar los víveres, ropa y utillaje y meterlo todo en la canoa-trineo que voy a arrastrar durante diez días, que serán interminables, me temo. Las canoas están especialmente diseñadas por Ramón Larramendi, experto en los polos, que nos acompaña en este Desafío Extremo. También se va a incorporar una exploradora, María, de apariencia frágil, pero con una experiencia en montaña y expediciones polares sorprendente. ¡Espero que aguante bien la paliza que nos vamos a dar y que nos sobreviva a nosotros!. Por supuesto, voy con mi inseparable cámara y amigo Emilio Valdés. El pobre, además de grabar, tendrá que arrastrar su propio trineo. Tiene un oficio duro, el tío.
Desde esta ciudad de nombre impronunciable, saldremos en una avioneta hacia la base polar rusa llamada Borneo. Es un campamento que instalan en cada estación durante dos meses, en el tiempo en el que todavía hay hielo forme, suficiente para los aterrizajes, pero las temperaturas son más templadas y la vida allí no es un completo infierno. Desde Borneo iremos a pie, arrastrando los trineos, hasta nuestra meta, el Polo Norte. Pero esa historia ya os la iré contando. ¡Estad atentos!
Jesús Calleja