Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

NO a la VIOLENCIA en el deporte

Nos llevamos las manos a la cabeza con la muerte de un aficionado de San Lorenzo en Buenos Aires; nos escandalizamos cuando vemos imágenes de los estadios en Grecia, Turquía...; pero no nos damos cuenta de la violencia existente en nuestros estadios.

 
Insultos, cánticos racistas y xenófobos, agresiones verbales, amenazas... Ir al fútbol se ha convertido en la panacea para liberar todos los males acumulados durante la semana. Si te ha ido mal en el trabajo, has tenido una mala racha en casa, el estrés no te deja vivir puedes comprar una entrada, ir al estadio y liberar toda la energía negativa. No te va a pasar nada.
 
Los dirigentes de la Federación hicieron ver al colectivo arbitral que deberían reflejar en el acta cualquier tipo de insulto. Es necesario para poder actuar e imponer una multa. Sin embargo, los árbitros hacen oidos sordos y no se enfrentan a este gran problema, agravándolo aún más ¿Por qué creeis que el fútbol mira hacia otro lado?
 
Los jugadores, tanto los que reciben los insultos como los compañeros de estos, o bien se comportan como si no pasara nada, o responden a la grada incitando aún más a que continúe este espectáculo. Eto'o frente al Zaragoza ha sido de los pocos jugadores que plantó cara y se dispuso a salir del terreno de juego si continuaban los cánticos ¿Qué crees que deberían hacer los jugadores?
 
El Consejo Superior de Deportes de la mano de Jaime Lissaveztky desarrolló la Ley contra la violencia y la Xenofobia en el deporte aprobada en julio de 2007. Esta ley permite al árbitro suspender cualquier tipo de acontecimiento deportivo en los que se produzcan gritos racistas o que atenten contra el honor de los deportistas o colegiados. Se contempla penas que van desde los 150 euros a los 600.000 o incluso la cárcel. Además, claro está, de la prohibición de la asistencia a cualquier recinto deportivo. Lo que ocurre es que si no hay denuncia no hay posibilidad de castigo y somos testigos jornada tras jornada como los árbitros no aplican esta Ley.
 
La Comisión Antiviolencia sí que propone castigos a los aficionados o clubes que incumplen la norma, pero siempre tras denuncias realizadas por la policía.
 
Todos los colectivos podrían aportar, dentro de sus posibilidades, medidas para terminar con estos lamentables sucesos, sin embargo no ocurre ¿Cuál crees que es la solución?