Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡Oh capitán, mi capitán!

Hubo un tiempo en el que ser 'el capitán' era un título respetable... el capitán es el jugador escogido para ser el líder del equipo, representando, dentro y fuera del campo de juego, a todos sus compañeros.

Durante muchos años, Raúl González, alma del madridismo, pieza importantísima en el vestuario del club blanco, lució el brazalete de capitán. Jose María Gutierrez 'Guti', canterano del Madrid, vida blanca, era el segundo capitán. Y Casillas, último canterano brillante, que tuvo la oportunidad de demostrar su valía, el tercero.

Pero el fútbol no es lo que era, y la capitanía en el Real Madrid así lo demuestra. Las despedidas de Raúl y Guti, han dejado a Casillas como primer capitán, Sergio Ramos como segundo y Diarra como tercero.

Sobre el tema Casillas nada malo podemos decir. Estandarte de la selección española, vínculo del Real Madrid con su país, su ciudad, su cantera. Sergio Ramos es un grandísimo jugador, pero sus cinco años en el Madrid, que significan el segundo lugar de la capitanía, están sobrevalorados. Diarra es el tercer capitán, y lo es porque lleva más años que el resto de jugadores en el club, por nada más.

El baile de jugadores y de entrenadores al que nos tienen acostumbrados Presidente y Directiva, así como la indiferencia hacia la cantera, han propiciado una situación de inestabilidad en el vestuario, donde los valores como carisma, carácter ganador, corazón blanco han dejado de tener sentido. Y hay que recuperarlo.

Esperamos que esta vez sí, la era Mourinho sea duradera y consolide un proyecto para que el Madrid no sea tan sólo 'una entrada y salida de jugadores', unas camisetas y escudo sin valor, sino que el club recupere primero su identidad y luego el prestigio que la historia le dio por mérito propio.

¿Qué opinas de la capitanía en el Madrid?, ¿crees que es un indicador claro de la mala situación por la que atraviesa el Madrid?, ¿consideras que se está exagernado con el asunto?